Ser niño, de Aidé Barbosa


Imprimir Imprimir

En un tiempo no muy remoto, existió un niño que podía transformase en lo que él quisiera.
¡Suena fantástico! ¿No crees?,  El niño podía ser pollo, pájaro o flor, ¡lo que quisiera!

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Solo tenía que cerrar los ojos y desear ser.
Un día, su madre lo regañó, porque el niño se había comido todas las galletas que había en una caja de colores.  La madre dijo
– ¡Niño!  ¡¡¡ Que vas a engordar y parecer cerdito ¡!!
Entonces el niño, cerró los ojos y se convirtió en un cerdito –nomás para ver que se sentía-
Y efectivamente, se sintió gordito como pelota, con sus mejillas infladas como globo y estaba incómodo con su estatura…así que deseo ser niño de nuevo y  no acabarse ya nunca una caja de galletas.
Cerró los ojos  y  fue niño.
Otro día su padre lo llevó a ver un partido de beisbol, y el niño vio que en un batazo, la pelota se perdió entre el cielo azul. Cerró los ojos y deseó ser pájaro e ir detrás de la pelota.
¡Oh No!, tenía que aletear mucho… ¡Puf! Que cansado, Ahí iba nuestro niño detrás de la pelota…esta cayó a un estanque y el niño también ¡!!.
Que frio sentía con sus alitas mojadas  y pesadas.
-No, no- dijo- quiero ser niño otra vez, así que cerró los ojos  y  apareció junto a los brazos fuertes de su padre que lo protegieron del frio.
Lo  que si estuvo divertido es cuando  estaba en la escuela y no había hecho la tarea. .él creía que solo los burritos no aprenden (así le había dicho  su abuelo) y entonces sin proponérselo, cerró los ojos y dijo
– Ah- que burro soy
Y ¡pum! Que se convierte en burro con largas orejas…lanzó un rebuzno tan  fuerte del susto que llevó, que la maestra y sus compañeros  salieron corriendo del aula, convencidos de que un animal feroz estaba  ahí.
Cerró los ojos inmediatamente y también salió corriendo…ya como niño.
Estas cosas pasaron…
Hace tiempo
Hasta que un día el niño pensó:
-Quiero ser siempre niño.
Y cuando cerraba los ojos recordaba siempre ese deseo.

Imprimir Imprimir

Comentarios