Manuel, el hombre con el cuello más largo del mundo


Imprimir Imprimir

Manuel, el hombre con el cuello más largo del mundo

Manuel, el hombre con el cuello mas largo del mundo. Cuentos educativos infantiles. Cuentos para niños.

En la esquina de las calles Saucesito y Peñasco se encontraron Teodora y Sofía, vecinas de Aldea Santa Cándida.

-¿Vio quién vino a vivir a nuestro pueblo? – preguntó Teodora- es Manuel, el hombre con el cuello más largo del mundo.

– ¿De verdad, señora Teodora? – preguntó Sofía- y…¿cómo es de largo su cuello?.

– Assssí de largo- Respondió Teodora, haciendo un gesto con sus manos.

-¿Cómo el de una jirafa?- exclamó Sofía, sorprendida.

– Puede ser….- contestó Teodora.

-¿Cómo el tronco de un árbol?- dijo Sofía, incrédula.

-Tal vez… tal vez…- fue la respuesta.

Sofía apuntó con su dedo índice hacia el cielo y dijo: – Es largo… ¿cómo un edificio?-

– Puede ser… tal vez…- respondió Teodora.

Resulta que, en poco tiempo, todos en el pueblo sabían de Manuel. Al principio lo miraban con un poco de curiosidad. Claro, no les resultó fácil conocerlo, pues si lo querían saludar debían gritar fuerte para que los escuchara. Los que quisieran hablar con él debían tener paciencia y esperar hasta que acomodara su cabeza para poder hacerlo con comodidad. Pasó el tiempo y Manuel se hizo querer por todos porque era amable, trabajador y buen vecino. Manuel se sentía muy cómodo en el pueblo pues nadie se burlaba de él ni lo señalaban todo el tiempo con el dedo.

Para ir a su trabajo, Manuel usaba una bicicleta, y los días de lluvia viajaba en autobús. Para que pudiera hacerlo con comodidad Pedro, el conductor, había cortado un círculo de chapa del techo y luego, con plástico transparente, había confeccionado una especie de acordeón. Manuel no tenía más que sentarse, colocarse la chapa de sombrero y estirar el cuello: el plástico transparente subía junto con la cabeza y lo mantenía protegido de la lluvia, pudiendo a demás disfrutar del paisaje.

Ese otoño vieron algo desmejorado a Manuel: sus estornudos se escuchaban por todo el pueblo, incluso desde las ventanas más altas de los edificios. Los vecinos querían hacer algo para ayudarlo a que no se resfriara tan seguido. Rogelio, el médico del pueblo aconsejó para Manuel el uso de una bufanda que cubriese su larguísimo cuello.

Los vecinos sabían que debían actuar rápidamente, que iban a tener que trabajar mucho y en forma organizada. Un grupo adquirió la lana: inmensas madejas de lindos colores. Otros se iban a ocupar de tejer. Hasta la abuelita María, a quien siempre le dolían sus dedos, tejió algunas vueltas de aquella larga bufanda. Durante ocho días los habitantes de la aldea tejieron y tejieron sin parar. El día sábado la terminaron, ¡con flecos y todo!. El doctor Rogelio la envolvió en un papel de regalo con elegantes dibujos y, entre todos, se la entregaron al día siguiente a Manuel.

¡Qué emocionado estaba!, no paraba de sonreír y de dar las gracias.

Otro problema a solucionar fue el de cómo colocarla en semejante cuello. Duilio, el acróbata se ofreció para ayudar: Manuel debía pararse junto a un altísimo poste y sostener firmemente uno de los extremos mientras él trepaba con el otro extremo enrollado en su mano. Cuando llegó a una altura conveniente comenzó a bajar, enroscando con cuidado la bufanda alrededor del cuello de Manuel. Cuando Duilio llegó a la vereda hizo una graciosa reverencia y todos lo aplaudieron.

Llegó el invierno y Manuel no volvió a resfriarse, gracias a la bondad y a la paciencia de sus vecinos. Manuel, el hombre del cuello más largo del mundo, todavía vive feliz allí, en Aldea Santa Cándida.

FICHA DIDÁCTICA CORRESPONDIENTE AL CUENTO

Manuel, el hombre con el cuello mas largo del mundo.

•  ASIGNATURAS QUE PUEDEN INTEGRARSE:

Formación Ética y Ciudadana, Educación Tecnológica, Matemática, Deporte y Recreación, Educación Plástica.

•  CONTENIDOS CONCEPTUALES:

Integración de personas con capacidades diferentes.

Concepto de Longitud.

•  CONTENIDOS PROCEDIMENTALES:

Análisis de la relación entre los objetos tecnológicos y los usuarios, en especial personas con capacidades diferentes.

Comparación y seriación de longitudes.

Tomar parte de juegos con reglas sencillas.

Expresión plástica sobre un tema específico.

•  CONTENIDOS ACTITUDINALES:

Aceptación de las diferencias entre personas. Integración de la diversidad.

Valoración de la vida en comunidad.

Se propone la siguiente secuencia de actividades para los docentes, luego de la lectura del cuento:

•  En el cuento se habla de un hombre con un cuello muy largo, pero no se hace referencia claramente a su longitud: dibuja cómo te imaginas a Manuel, el hombre con el cuello más largo del mundo. Comparar todos los dibujos: ¿quién ha dibujado a Manuel con el cuello más largo, quién lo dibujó con el cuello más corto?.

•  Uno de los conceptos matemáticos que aparece en cuento es el de longitud. A demás, en el diálogo entre Sofía y Teodora se utilizan distintos sistemas de referencia que permiten «dibujar» una imagen mental al oyente (es largo como el cuello de una jirafa, como un edificio, etc). El o la docente podrían confeccionar tiras de papel de distintas longitudes que representen el cuello de Manuel, el cuello de la jirafa, el tronco de un árbol, un edificio de departamentos. Los niños pueden realizar con ellas actividades de comparación y seriación.

•  Manuel tenía dificultades para viajar en autobús, pero éstas se solucionaron gracias al «invento» de Pedro, el conductor. Piensa: ¿qué otras dificultades podría haber tenido Manuel en su vida cotidiana?, ¿cómo podrían solucionarse?

•  Evidentemente, no todas las personas somos iguales, a veces no podemos desplazarnos, o nos falta algún sentido como la vista o el oído. En tu ciudad, en tu escuela, en tu barrio, ¿existen posibilidades de que esas personas puedan hacer una vida normal (por ejemplo: existencia de rampas, semáforos especiales, sanitarios adecuados, etc)?

•  Reflexionar: ¿Cómo deben actuar las personas de una comunidad cuando alguna de ellas tiene capacidades diferentes?. Manuel se sentía feliz de vivir en Aldea Santa Cándida por las buenas actitudes de sus vecinos: ¿recuerdas cuáles fueron?, menciónalas.
•  ¿Hay niños con capacidades diferentes en tu escuela (Jardín de Infantes, Jardín Maternal, etc)?. Si los hay: ¿qué dificultades tienen y cómo las solucionan?

•  Desde la Educación Tecnológica se puede reflexionar: los objetos tecnológicos que nos rodean, ¿se adaptan a los usuarios?. (Por ejemplo: si una persona es zurda, o muy alta, o de talla muy baja, o es muy delgada, o muy gorda, etc).

•  Para Deportes y Recreación: utilizar dos o tres palos de escoba y ovillos de lana, cinta, papel, etc. Los niños deben jugar a enroscar alrededor del cuello de Manuel (el palo de escoba) la «bufanda», como lo hizo Duilio en el cuento. Gana el niño que lo hace en menos tiempo.

•  Para Educación Plástica: inventar diseños para la bufanda de Manuel, o bien pintar la bufanda con los colores que indique él o la docente.

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Alejandra Irene Hocher

Imprimir Imprimir