Los delitos sexuales no prescriben


Imprimir Imprimir

Los delitos sexuales no prescriben 1981, Santiago de Chile. Solange Ordax. Cuento perteneciente a la Antología ¡Basta! editada en Chile contra la violencia de género.

 

Todavía siento el olor ácido de tu saliva en mi cara. La presión de la palma de tus manos aplastando mis pechos.

Quedo paralizada mientras me tiras hacia ti apoyado en el banco de mi sala, me dejas con un secreto bajo el jumper. Contengo la náusea mientras escucho tus pasos alejándose escalera abajo.

2011, la misma ciudad.

Viejo de mierda, aún apareces en mis pesadillas. El olor ácido se queda, tu también te quedas, yo me encierro en el baño para ser invisible, mientras la boca se me llena de bilis, esperando que salgas, para poder correr hasta mi casa y llegar llorar abrazar y contar y cerrar los ojos para dormirme acurrucada.

Viejo de mierda, ni estas palabras, ni el tiempo, me sacaron tu olor de encima.

Fin

Solange Ordax Wiener es narradora, algunos de sus cuentos han aparecido en los libros-objeto de Ergo Sum.

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

¡Basta! Cien mujeres contra la violencia de género. Antología compiladora Pía Barros y publicada por Editorial Asterión ([email protected])

Imprimir Imprimir