Las gafas de Raúl

Las gafas de Raúl

Las gafas de Raúl

Las gafas de Raúl. Kike el Duende, escritor español. Cuento infantil. Cuento sobre un niño con gafas.

No sabía Raúl que aquellas gafas que el oculista le había proporcionado eran unas gafas un tanto especiales.

Un mes antes la madre se dio cuenta que Raúl achinaba los ojos para leer el libro que más le gustaba, “Viaje al centro de la tierra”. En el instante en que el protagonista estaba a punto de caer a un río de ardiente lava, Raúl sintió un pequeño pinchazo en ambos ojos. A la mañana siguiente estaba sentado ante el médico e intentando leer las us, uves, enes, ces, ces invertidas, etc…

-¡Tendrás que poner gafas!

Esa frase golpeó a Raúl hasta hacerlo llorar de rabia esa noche sobre su almohada. El oculista le puso las gafas delicadamente al día siguiente y al oído le susurró:

– Con ellas verás lo que a las personas les cuesta enseñar, su intimidad.

Llegó al colegio aquella mañana. Casualmente ese día comenzaba la primavera. Susi se acercó, y él, con solo verla, adivinó que a ella se le quería escapar un beso de su corazón. Él se alegró. También estuvo con Paco, el temible Paco y, mientras hablaban, Raúl miró más allá de la maldad.

Vio un Paco tierno que da de comer azúcar a las hormigas de su jardín, que acaricia a su hermana pequeña para desearle las buenas noches y se hace pis en la cama cuando ve películas de fantasmas. María, resulta que lloraba con el patito feo, aunque después se hace la dura y tira piedras a los gatos cuando ya la noche es oscura.

Manolo, que siempre le llama gafotas, tiene miedo a las arañas y juega a escondidas con las muñecas de sus hermanas. Poco a poco, Raúl, con sus especiales gafas de la intimidad, iba mirando a sus amigos de otra manera que nunca había podido imaginar. Pasó la primavera y también el verano, cuando llegó la navidad ya sabía lo que todos ellos hacían en la intimidad.

Sólo le bastaba mirarles a los ojos. Con los años descubrió que no eran unas gafas especiales, supo que todas las personas que utilizan gafas miran más allá que los que no las necesitan.

Por eso nunca has de burlarte de los niños que usan gafas, porque ellos pueden ver lo que tú no quieres enseñar, los secretos de tu intimidad.

Fin

 

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Las gafas de Raúl. Literatura infantil y juvenil, cuentos que no pasan de moda. Lecturas para niños de primaria. Historias para aprender leyendo.

Imprimir Imprimir

Comentarios

[fbcomments width="450" count="off" num="3" countmsg="maravillosos comentarios!"]