La vaquita

En mi huerto vive una vaquita súper inteligente, es inventora; es capaz de transformarse en avioneta impulsada con energía solar que vuela sin contaminar. Así desafía la fuerza de gravedad y respeta el planeta ¿Lo puedes imaginar?

Por medio de su linda y negra piel captura la energía del sol, almacena en su panza energía hasta para cuatro horas de vuelo. Su cola en rotación es la hélice impulsora y con su cabeza da dirección al vuelo.

Tiene gran habilidad para aterrizar, inclina la cola para aumentar la fuerza de sustentación, para bajar lentamente no de sopetón; gira la cola más despacio para disminuir la velocidad horizontal, hasta detenerse en un punto final; y como es precavida además de las maniobras reza una oración. Se parece a mi abuela, le apuesta a la ciencia y la religión.

Vaquita con gafas de aviador y bufanda roja al cuello; como avioneta eres muy eficiente, como piloto eres habilidosa y como aeromoza eres capaz y bondadosa. Vaquita mil virtudes rebosas.

Desde la primera vez que te vi, supe que eras muy ingeniosa. Porque puedes producir dentro de ti, leche nutritiva y sabrosa. Vuela, vuela vaquita divertida, qué bonitas piruetas haces en el aire; sé que las haces por alegría no por hacer alarde.

Qué lindo disfrutas, desde la alturas, los bellos paisajes y el sol cenital; acompañada de águilas, halcones y muchas aves de colores, con belleza natural. A mis sueños, a mis amigos y a los sueños de mis amigos les gusta volar contigo.

Gozamos el aire limpio, el canto de las aves, el ambiente de alegría que inspira a componer música, cuentos y poesías. ¿Quién no disfruta al tocar las nubes? al sentir en el rostro las caricias de esos algodones blancos y grises, formados con ligeras moléculas de agua libres y felices.

En una ocasión pasaron muchos días que no llovía y mis frutales de sed se morían y al ver lo que pasaba emprendiste el vuelo para ir a las montañas a buscar alguna nube en zonas lejanas.

Trajiste una nube que mojó todo el huerto y salvaste la vida en el semidesierto. Para sigan tu ejemplo platico sobre ti, a niñas, niños, amigos y a mis invenciones; deseo que todos sean dichosos y entonen muchas canciones.

Vuelen, vuelen y vuelen, todos los optimistas llenos de ilusiones.

Fin

© David Gómez Salas

La vaquita es uno de los cuentos de animales del escritor Mexicano David Gómez Salas sugerido para niños a partir de ocho años.

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *