La señora araña Aranis


Imprimir Imprimir

La señora araña Aranis

Estaba la señora araña, tejiendo muy entretenida un chal para su bebé araña Manolita.

Llegó hace un par de días del hospital y doña araña como estaba tan ocupada con sus quehaceres de casa no tuvo tiempo para tejerle su chal. Ese que todas las madres, cuando reciben a su primer hijo, tejen con tanto cariño para que no se resfríen.

Ella, ya tenía otros hijos, pero Manolita era especial, porque era la menor de la familia que llegaba y sus demás hijitos eran varones. Ellos le quitaban mucho tiempo y no podía hacer sus telares para sus camitas. Además, eran muy buenos para salir a jugar y se perdían por las tardes y ella tenía que salir a buscarlos. Así pasaba el día llena de preocupaciones por sus hijos.

Pasaron los días, Doña araña Aranis, -que así se llamaba-, se afanó tanto en su tejido que no se dio cuenta cuando Manolita se subió a su hombro y con sus manitos comenzó a hacerle cariño.
¡Ay mi Dios!, exclamó: ¡Cómo creciste tan rápido, hijita!

¡Cuánto tiempo ha pasado!

Hoy día, los hijos crecen muy rápido se dijo. Será porque ven mucha televisión o estudian mucho más que antes. No lo sé, pero Manolita ya estaba aprendiendo porque cuando doña Aranis estaba tan concentrada en su tejido, Manolita estaba dando sus primeras puntadas en su telar y se reía porque le estaba copiando, tal cual como su madre lo hacía.

Al ver su trabajo, doña Aranis le dio unos besitos en sus manitos dándole todas las bendiciones por lo bien que lo estaba haciendo. Ahora, esperanzada doña Aranis, tenía quien le ayudara. Si Manolita aprendía bien el tejido, ella podía hacer sus cortinas que tanto le angustiaban porque no las podía hacer por falta de tiempo y así sus vecinos no estarían mirando que ocurría dentro de su casa.

Manolita se hizo grande y ayudó a su madre en los tejidos y así tuvieron un invierno más calientito, porque la casa estaba vestida con cortinas y cada camita de sus hermanitos con su colcha tejida por Manolita y su Mamá.

www.escritores.cl

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

La señora araña Aranis. Lecturas para niños de primaria. Historias para aprender. Literatura infantil y juvenil, cuentos que no pasan de moda.

Imprimir Imprimir