La ranita que quería aprender a cantar

La ranita que quería aprender a cantar

La ranita que quería aprender a cantar

La ranita que quería aprender a cantar. Alejandra Fort Brugnini, escritora uruguaya. Cuento infantil de animales. Cuento infantil sobre una rana que quería cantar.

Había una vez una ranita que no sabía cantar bien. Por más que intentaba hacerlo de la mejor manera posible, solo lograba hacer unos ruidos que no se parecían para nada al croar de las demás ranas.

Ese verano decidió que aprendería a cantar.

-Tengo que aprender. Así seré aceptada en el coro del lago, pensaba mientras estaba debajo de una hoja grande.

¿Quién le enseñaría…? Para que alguien supiera que quería tomar clases, antes tendría que mostrar cómo cantaba. Con mucho cuidado y miedo a que se burlaran de ella, cantó:

-Me sentiré muy feliz, si me puedes mostrar como se hace, para cantar…

Repitió dos o tres veces la canción, pero nadie apareció. Y así lo hizo, durante siete largos días. ¿Cómo era posible que no fuese escuchada? ¿Tan fea voz tenía…?

En el octavo día y llena de pena, pensó:

-Esta es la última vez que lo intento. Si nadie viene hoy, no cantaré más. Seré como una de esas cucarachas que se arrastran por el suelo de noche y no cantan. Y viven felices, sin soñar con la música.

Ya que era su último intento de encontrar a alguien que le enseñara, en esta oportunidad y llena de emoción y casi como una despedida a sus sueños de ser cantante, cantó con una gran dulzura y con mucha fuerza.

Al terminar y con una lágrima en el rostro, vio llegar a una cucaracha. Ésta se paró en dos patitas y con las demás aplaudió muy fuerte.

-¡Qué preciosa canción…!, dijo con entusiasmo ¡Qué cantante excelente eres!

La ranita se sintió conmovida frente al apoyo que le daba ella y le agradeció mucho.

-Si te ha gustado, volveré a cantar para ti.

Y así lo hizo, llena de alegría. Pensar que ella creía que una cucaracha podía ser desagradable y además no gustar del canto… Se había equivocado, por suerte.

Cuando terminó, ella volvió a aplaudir. En eso, se les acercó un ganso que dijo:

-Pero qué bien cantas. Nunca antes había escuchado a una ranita cantar así. ¿Te gustaría cantar con el coro de la granja…? Necesitamos a alguien que tenga una voz como la tuya.

La ranita sonrió muy alegre y dijo que sí quería estar en el grupo de cantantes.

-Vengan mañana, que empezaremos a ensayar con el chanchito, el pato, y la vaca, les dijo el ganso. Y tú cucaracha, también estás invitada.

A la mañana siguiente, llegaron a la granja y fueron recibidos por los animalitos. Cantaron todos juntos, un día, dos, tres… Luego de mucha práctica, comenzaron a cantar delante de otros animales.

Hoy el grupo entero se siente muy feliz. Y lo más lindo, es que da mucha alegría a quienes los escuchan.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

La ranita que quería aprender a cantar. Literatura infantil, cuentos que no pasan de moda. Lecturas para niños de primaria. Historias para aprender leyendo.

Imprimir Imprimir

Comentarios

[fbcomments width="450" count="off" num="3" countmsg="maravillosos comentarios!"]