La historia de un súperhéroe


Imprimir Imprimir

La historia de un súperhéroe es un cuento de superhéroes de la colección cuentos infantiles de la escritora Susana Solanes  sugerido para niños a partir de ocho años.

Leo y yo tenemos decidido que, cuando seamos grandes, seremos escritores. Por ahora, escribimos obras entre los dos. Por eso, cuando la señorita nos planteó la idea de crear un superhéroe empezamos a imaginarnos cómo sería.

Le armamos un traje con escamas como un cocodrilo y un cuerno en la mitad de la frente que le servía como sensor. Además si lo alargaba, el personaje se hacía invisible y cuando volvía a su tamaño normal, volvía a aparecer. Tenía el pecho cubierto de pelos colorados y garras en los pies y en las manos.

El aspecto era bastante aterrador pero era un tipo genial. Le pusimos Cucoman, porque le gustaba asustar a los que maltrataban a los chicos.

Sus enemigos eran la bruja Yolibeca y su hijo Fabitán. Ellos dos aborrecían de verdad a los chicos porque mientras Fabitán los invitaba con golosinas, después las mamás los tenían que llevar a la bruja para que los curara con la cinta mágica y el dolor de panza desapareciera. Y ellos les cobraban barbaridades a los papás, y como no les podían pagar, tenían que dejar a sus hijos para que fueran esclavos de la bruja y su hijo. Hasta que pagaran la deuda. Entonces, los chicos gritaban y Cucomán los escuchaba y los salvaba. Y otra vez, Fabitán tenía que salir a buscar chicos.

Pero Leo y yo quisimos hacer una historia verdadera. Entonces hablamos de la infancia de Cucomán. Contamos que se había criado en un hogar lleno de amor y de buenos consejos. Allí le enseñaron a alimentarse bien, hacer ejercicios y querer a los demás, aunque tuvieran defectos, porque nadie es perfecto.

Su familia, estaba integrada por su mamá que era soltera. Además, ella tenía que cuidar a la abuelita que era viejita y estaba muy enferma. Le tenía que dar de comer en la boca y cambiarle los pañales. O sea, que venía a ser como si la hija fuera la mamá. Aníbal, un vecino que estaba desocupado, les hacía las compras y preparaba la comida.

Y Elvira, la señora de enfrente, se ofrecía para pagar los impuestos y arreglar la ropa. Para las fiestas y cumpleaños se reunían todos como una gran familia y se divertían cantando y representando obras de teatro. Todos estaban orgullosos de la labor de Cucomán y aprendieron a escuchar los gritos de auxilio de los chicos para que él fuera a rescatarlos.

A la señorita le pareció muy bueno el trabajo, porque quedaba claro que para ser un súper héroe, lo primero que se necesita es un hogar con mucho amor. Y Cucomán lo tenía.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

La historia de un súperhéroe es un cuento de superhéroes de la colección cuentos infantiles de la escritora Susana Solanes  sugerido para niños a partir de ocho años.

Imprimir Imprimir