El Quijote. Cuentos para padres

el quijote

Imprimir Imprimir
¿Quiere calificar esta publicación?

El quijote es un cuentos de la colección cuentos para padres de la escritor de cuentos infantiles Sergio Lemme sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos.

Entre los pasillos del hospital se paseaban los cuerpos de varios pacientes alojados allí por su enfermedad mental.

Había uno vestido de soldado con tan solo el gorro verde militar, había otro con una larga túnica que predecía el futuro, otro que se la pasaba imitando el sonido del carro de los bomberos, y así…hasta uno que decía haber estado en la luna y tener muchos amigos marcianos que por las noches lo visitaban cuando todos dormían. Pero el que más llamaba la atención era…”EL QUIJOTE” como le decían todos sus compañeros…

Ante cualquier pregunta, él respondía con voz clara, fuerte y altiva con un acento español y con frases exactas de la novela de Cervantes.

Si le decían que hacía mucho frio y daba miedo salir… el respondía,

Q: ¿No sabes tú, que es valentía la temeridad?

Si los murmullos lo molestaban…siempre decía,

Q: Dad crédito a las obras y no a las palabras.

Cuando alguien le preguntaba si tenía familia ya que nadie lo visitaba jamás, respondía…

Q: De gente bien nacida es agradecer los beneficios y recibe.

En una oportunidad lo interrogaron sobre quien era ya que nadie sabía nada de el, solo respondió…

Don quijote soy, y mi profesión la de andante caballería. Son mis leyes, el deshacer entuertos, prodigar el bien y evitar el mal. Huyo de la vida regalada, de la ambición y la hipocresía, y busco para mi propia gloria la senda mas angosta y difícil ¿es eso, de tonto y mentecato?

Pero cuál es tu vida, tu verdad… (Le preguntó su compañero de habitación…el loco que no era loco, que se quedaba en el hospital por la comida y la cama y, porque nadie lo reclamaba…como al señor “QUIJOTE”

Q: Donde está la verdad esta DIOS, donde una puerta se cierra, otra se abre.

-Pero no tienes a nadie…¿Una mujer, un hijo, un hermano…? (siguió preguntando el loco orejas, como le decían los otros internos por pasar todo el tiempo escuchando al “QUIJOTE”) Alguien que te quiera- Agregó.

Q: Donde hay mucho amor suele haber demasiada desenvoltura.

OREJAS: Pero tú por qué hablas como “DON QUIJOTE DE LA MANCHA”? Es que en realidad crees que eres el “QUIJOTE”…

Q: El que está para morir suele hablar verdades…

OREJAS: Pero tú no estás por morirte… ¿o sí?

Q: Es mejor ser loado de los pocos sabios que burlado de los muchos necios.

OREJAS: Pero yo no te burlo amigo mío…yo te escucho y escucho a un hombre sabio y no comprendo que haces aquí.

Q: Habla con reposo, pero no de manera que parezca que te quieres a ti mismo.

OREJAS: No entiendo… ¿Qué quieres decir? Yo tan solo pretendo ser tu amigo.

Puedes seguir leyendo: Cuentos de Animales en EnCuentos

Q: La buena y verdadera amistad no puede ni debe ser sospechosa de nada; Si! Tú eres mi amigo noble…la verdadera nobleza existe en la virtud.

OREJAS: ¿Y qué quieres decirme con eso? No logro entenderte, tú eres demasiado inteligente para un loco como yo, esa es una gran virtud tuya…lo sabías?

Q: La virtud es más perseguida por los malos que amada de los buenos.

OREJAS: QUIJOTE… amigo mio…vete a la calle, a la vida real, afuera con todos los que están bien y sanos, tú no eres como todos en este lugar, tu no debes estar entre locos…

Q: No huye el que se retira, no importa el resultado, solo el esfuerzo vale, no seas ni siempre riguroso ni siempre blando.

OREJAS: Acaso tienes recuerdos que no quieres que regresen a tu memoria, por eso te quedas entre locos…?

Q: Oh…memoria enemiga mortal de mi descanso.

OREJAS: En realidad no comprendo solo quiero hacerte la última pregunta, y no molestarte más… ¿tú tenias una mujer y te dejo y eso te volvió…? ya sabes…

Q: Se cabal con los hombres, se cortes con las mujeres, vive con la imagen de aquella que alienta y justifica.

OREJAS: Entonces ¿Si te dejo una mujer?

Q: El amor y la afición con facilidad ciegan los ojos del entendimiento.

OREJAS: Entonces ¿No tienes a una familia ni a nadie?…amigo “QUIJOTE”…

Q: Como solía decir mi abuela, hay dos tipos de familia en el mundo: las que tienen y las que no tienen…

OREJAS: ¿Pero de qué hablas “QUIJOTE”?

Q: “Cada cual…SANCHO, es hijo de sus obras”…yo soy contento de esperar que ría el alba, aunque yo llore lo que tarda en venir”

Como todos los días el loco Orejas, como le decían todos… se alejó del tan admirado por el…”DON QUIJOTE de la mancha”… el QUIJOTE verdadero, el que el escuchaba y admiraba…todos los días…

Entre los pasillos del hospital se paseaban los cuerpos de varios pacientes alojados allí por su enfermedad mental…y, el que más llamaba la atención era “EL QUIJOTE”…como lo llamaban todos sus compañeros…

Ante cualquier pregunta el respondía con voz clara, fuerte y altiva con un acento español…con frases de su novela… como la de Cervantes.

De tanto ser “QUIJOTE”…dejo de ser el loco…

De tanto ser el loco…se le apareció “EL QUIJOTE”…

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

El quijote es un cuentos de la colección cuentos para padres de la escritor de cuentos infantiles Sergio Lemme sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos.

Imprimir Imprimir