Cuentos sobre el dolor de muelas para niños


Cuentos infantiles cortos sobre el dolor de muelas

El león con dolor de muela. Alejandra Salgado. Escritora Chilena. Historia de un león con dolor de muela.

El león con dolor de muela

Por Alejandra Salgado

En el centro de la selva había un león con dolor de muela. Su esposa le decía que fuera al dentista pero él se negaba.

El león tenía mucha hambre, pero temía que le doliera al comer.

Un día decidió sacársela él mismo, con una garra, y lo hizo, la muela le salto y rebotó con un árbol y le soltó un colmillo.

Él dijo » ¡fue un esfuerzo inútil!!, aahj !».

El pobre león estaba famélico, melancólico y además con dolor de muela.

Así que él trataba de sacársela ,pero nada de nada le resultaba.
La leona le insistía “anda dentista de una buena vez”, pero no le hizo caso.
La leona le dijo “eres un león tonto y testarudo”.

El león le pregunto a su mejor amigo (el tucán Tucapel) que podía hacer y su amigo simplemente le respondió “anda al dentista”.

El león fue al dentista, ya no le dolía la muela ,y pudo comer todo lo que el quiera.

Fin.

A Cotito le duelen las muelas. Cuentos para ir al dentista. Cuentos cortos educativos.

A Cotito le duelen las muelas

Por Gladys Gutiérrez Fernández

Un día, que hacía mucho pero mucho frío, el conejo Cotito estaba acostadito dentro de su jaula.

Él no tenía ganas de salir a pasear como lo hacía diariamente, porque de tanto que le castañeteaban sus dientes se le soltó una muela. Fue tanta la pena que sintió que se puso a llorar.

Su amiga Katita, al escuchar que estaba llorando, fue corriendo a verlo, lo tomó en sus brazos y lo acarició un rato para que se le calmara su dolor de muelas.

Pero el dolor seguía y seguía entonces lo llevó al dentista.

El dentista con su delantal blanco y una pequeña linterna le abrió su hocico y le miró cada uno de sus dientes y muelas. Le dijo a Katita que Cotito estaba bien, porque tenía todos sus dientes sanitos pero su muela se había caído por culpa del frío.

Después que regresaron del dentista, Cotito le extendió su manito a su amiga, dándole las gracias y se sintió muy feliz porque podía seguir comiendo zanahorias que le gustaban tanto.

Desde ese día Katita lo abriga con tanto cariño y puso en su jaula frazadas de lana para que esté calientito. Y así, aunque nieve, llueva o haga tanto frío él ya no le tiritarán más sus dientes.

Y colorín colorado este cuento ha terminado.

Fin.

Mi miedo al dentista. Material educativo. Cuentos con moraleja. Cuentos educativos.

Mi miedo al dentista

Por Juanchi Manassero

Todo empezó así…
Tenía un amigo dentista que me insistió tanto, tanto, tanto… que fui a su consultorio y allí me dice – No te voy a poner anestesia, no tengas miedo !!!. Y en verdad no me mintió…
Pero pasó el tiempo y mi amigo se fue a vivir a otro lado… Entonces me dejó… y de ahí tuve que elegir otro dentista, y otro consultorio.
Cada vez que voy, preferiría no hacerlo, siempre le tuve miedo, pero mi mamá dice que hay que ir, ¡es por tu salud!, repite cada vez…
Hoy a la tarde tengo que ir. Espero que esté todo bien, es solo por control, pero tengo que ir… no me queda otra !!!.
Estoy con un poco de miedo, pero ella me está esperando.
De todos modos, lo bueno de ir al dentista es que no tenés muelas cariadas y tus dientes están limpios y sanos. Y además podés comerte todos los caramelos y chocolates que querés…sin culpa.

Fin.

Imprimir Imprimir

A %d blogueros les gusta esto: