Correr y contar. Cuentos de sobre al abuso infantil

Correr y contar. Cuentos de sobre al abuso infantil

Correr y contar. Cuentos de sobre al abuso infantil.

Correr y contar. Gladys Herrera Patiño, escritora. Cuentos de sobre al abuso infantil. Cuento perteneciente al Proyecto Cuentos para Crecer.

Los sábados, cuando termino mi clase de baile, tomo el autobús para ir a mi casa. Me subo, me siento y me dedico a mirar por la ventana.

Me entretengo viendo la gente y los coches que pasan.

Un día estaba tan distraída mirando por la ventana, que no supe cuándo se sentó a mi lado un señor común y corriente. Faltaban unas dos o tres paradas para llegar a mi casa cuando, de repente, el señor ese común y corriente, empezó a tocarme las piernas disimuladamente.

No sabía qué hacer del susto. Como pude, me levanté; le pedí que se moviera para poder salir, y al pasar frente a él puso sus manazas en mi trasero.

Sentí una rabia terrible, pero salí corriendo. Pulsé el timbre varias veces. Por suerte, el autobús se detuvo enseguida.

Salté y empecé mi carrera loca hasta llegar a casa. Sentía que aquel señor me venía persiguiendo.

Cuando llegué, mi madre estaba en la puerta con la bolsa de la compra. Ella que me saluda, y yo que me pongo a llorar con todas mis fuerzas.

— Hija, ¿qué te pasa? — No llores. Habla, por favor…

— ¡Ha sido terrible, mamá…!

— ¿Qué ha pasado, hija? ¡Cuéntame!

— Un señor, mamá, un señor…

— Un señor ¿qué, hija? ¿Qué te hizo?

— Me tocó las piernas y el trasero.

— ¡Desgraciado!

— Yo salí corriendo tan pronto pude.

— Fuiste muy valiente, hija.

— Mientras corría, pensaba que no le iba a contar esto a nadie… me daba vergüenza.

— ¿Vergüenza? Es él quien debería sentir vergüenza. Fue él quien cometió un abuso. Tú hiciste muy bien en huir del lugar y en contármelo todo. Gracias por confiar en mí.

Mi madre dice que ojalá todas las niñas y los niños que sufren abusos hicieran lo que yo hice: correr para pedir ayuda. Nadie, ni siquiera mis familiares y amigos, tiene derecho a tocar mi cuerpo contra mi voluntad.

¡Nadie!

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Autora: Gladys Herrera Patiño

Imprimir Imprimir

Comentarios

[fbcomments width="450" count="off" num="3" countmsg="maravillosos comentarios!"]