Bendición, hecha pueblo


Imprimir Imprimir

Bendición, hecha pueblo es uno de los cuentos cortos sobre la virgen de la candelaria de la escritora Rosario Vales La Rosa sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos.

Una mujer desarrapada, moribunda, con un niño en sus brazos, caminaba por un lejano pueblo de tierras secas y de profundas hoyadas (Chilca), decide ir a pedir agua para su niño en ese lugar, pero nadie le hace caso.

Aquella misma mujer aparece en Calango, pidiendo igualmente agua. Los Calanguinos bondadosos y apiadados de esa pobre mujer se aprestan a darle el agua que pide y mucho más.

La mujer, que no era otra que la Virgen de la Candelaria, al ver cómo los pobladores de Chilca la trataron, decide castigar a los Chilcanos alejándose de ellos y dejándoles sin agua. No cuento los pormenores, pero agua significa fertilidad, lo que el pueblo de Chilca no posee por ser un valle seco.

La historia nos dice que los Chilcanos, obligados por su situación, se trasladaron a Calango en busca de mejores bienes y oportunidades para su futuro. Y al pasar a Calango veneraron aun más a la Virgen de la Candelaria, que poco después se convirtió en la patrona de la fertilidad de las tierras Calanguinas.

Al cotejar las historias tenemos entonces dos pueblos castigados por la naturaleza y por la Virgen (Chilca y Coayllo que paso la misma situación que chilca), han buscado, a través de la historia, sobreponerse a dicho castigo emigrando a Calango, lugar donde no hace falta el agua y abunda la vegetación y el trabajo.

Si esto es así desde la antigüedad, le corresponde al Calanguino de hoy conservar esta tradición de pueblo bendecido por la Virgen al poseer un valle fértil gracias a las prodigalidades del rio camaronero que moja sus tierras.

No defraudemos, pues, a la historia para buscar otras actividades que matarían la naturaleza y quitemos, sin querer, una fruta fresca en los labios de un niño o el agua natural y pura que beban los hombres y los bueyes en conjunción divina para perpetuar el paraíso que Dios nos legó como herencia inconmensurable por los siglos de los siglos.

Fin

Bendición, hecha pueblo es uno de los cuentos sobre la virgen de la candelaria de la escritora Rosario Vales La Rosa sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos.

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

 

Imprimir Imprimir

Comentarios