Rini y Vic una historia sin fin

Rini y Vic una historia sin fin es uno de los cuentos de hormigas de la colección cuentos de animales de la escritora Viviana Vélez para niños a partir de seis años.

Era verano en la ciudad del sol, una hormiga colorada llamada Rini que al igual que todas las hormigas hacen, caminaba lenta detrás de otra llevando hojas, migas de pan y galletitas hacia su hormiguero. Como siempre un desfile de gotitas oscuras que van en una misma dirección.

Cada día de calor y humedad las hormigas recolectaban y almacenaban comida para el invierno.

Pero también disponían tiempo para distraerse detrás de un picaflor colorido o mariposa traviesa que invitaban a correr y jugar. Los días de lluvia también encontraban motivos para la diversión iban a chapotear en los charquitos y saludar a los caracolitos del lugar, intercambiando historias para reír y aprender nuevas cosas.

Cuando veían que un humano arrojaba al piso resto de caramelo o chicle, corrían compitiendo a ver cuál llegaba más rápido, o quién en el afán por ganar caía en la trampa melosa de un chicle muy masticado. El entusiasmo y el disfrute de esos pequeños momentos eran inolvidables.

La única que no se involucraba en la diversión era Rini, que con un ¡No puedo! tengo mi responsabilidad contestaba cada vez que algunas de sus compañeras la invitaba a jugar.

Rini se preocupaba mucho por tener más de lo necesario para pasar el invierno, tenía poca edad y sus padres le recomendaron que siempre sea responsable. En realidad sería su primera experiencia, pero no quería afrontar sorpresas desagradables de quedarse sin alimento.

Rini no se detenía un momento, pero si observaba cómo disfrutaban del juego sus compañeras y hasta sentía ganas de hacer lo mismo, pero no se lo permitía, pues se repetía a sí misma: –soy responsable de mi alimento.

Así los días de aquel verano y otoño pasaron…Y llegaba el invierno. Aquel hormiguero estaba completo y muy abastecido de alimento. Rini se sentía orgullosa y satisfecha al igual que todas las demás. Comía y comía y escuchaba las bellas y divertidas historias de las aventuras vividas en el verano y otoño de sus compañeras del hormiguero, quienes se reían muchísimo sin parar.

Pero Rini no tenía nada que contar, pues no había jugado en ninguna oportunidad, ella pensaba y pensaba, se decía: – ¡qué aburrida estoy! Tengo más de lo necesario, y me siento vacía…

Una hormiga llamada Vic que la observaba detenidamente reparó en sus ojitos brillantes y su carita cabizbaja mirándose sus patitas; se acercó a Rini lentamente y le dijo: – No estés triste, piensa mejor en todo lo que vas a disfrutar cuando llegue la primavera. Rini levantó su cabeza y la miró a los ojos con asombro. La hormiga Vic continuó: -la primavera es muy linda, llena de colores todo a tu alrededor, llega el amor, una mezcla de aromas invaden tu corazón y cantas, danzas, saltas, corres y ¡sí! Las ganas de jugar son ¡muchas!

Rini muy entusiasmada la escuchaba con ansias y sus ojitos habían cambiado el brillo, su carita también, la angustia, culpa y tristeza desaparecían, la alegría, la pasión por descubrir esos momentos la animaba inmensamente.

Así comenzó una hermosa amistad entre Rini y Vic que desde ese día no dejaron de compartir charlas de diferentes temas, la experiencia que Vic tenía acerca de la vida en busca de la felicidad de disfrute de los pequeños momentos de la vida llenaron los días en la vida de Rini. Y la historia de afectos entre ellas no tuvo fin.

Fin

Viviana Cristina Vèlez © todos los derechos reservados

Rini y Vic una historia sin fin es uno de los cuentos de hormigas de la colección cuentos de animales de la escritora Viviana Vélez para niños a partir de seis años.

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *