Los dos deudores


Imprimir Imprimir

Los dos deudores es una adaptación realizada por Bibiana Emilia Posso de la Biblia Versión Reina Valera. Mateo Capítulo 18 – Versículos 23 al 35. Historias para reflexionar, cuentos con valores.

Los dos deudores

Los dos deudores

Había una vez un rey muy misericordioso y bueno, a quien sus siervos le adeudaban mucho dinero, entonces él pensó en llamarlos para cuadrar cuentas.

Al primero que le trajeron ante su presencia, era uno que le debía diez mil talentos, al verlo el monarca le preguntó:

-¿Tienes los diez mil talentos que me debes?

Y él siervo respondió:

-No mi Señor todavía no tengo ese dinero.

Entonces el rey le dijo:

-Como no tienes mis talentos, ordenaré que te vendan a ti, a tu esposa e hijos y todo lo que posees.

Ante esta decisión, el siervo se postró ante el monarca y le suplicó:

-Por favor, por favor señor, ten paciencia conmigo y yo te lo pagaré todo.

El rey tuvo misericordia de él siervo y le perdonó la deuda y lo soltó.

Y sucedió que saliendo de allí, él siervo se encontró con su consiervo, éste le debía cien denarios, que por supuesto no dudó ni un instante en cobrárselos diciéndole:

-Págame o todos los días iré a tu casa, hasta que me los pagues, o te haré echar preso.

Y su consiervo postrándose a sus pies le rogo:

-Por favor, por favor, ten paciencia conmigo y yo te lo pagaré todo.

Pero él no quiso, sino que fue y lo hizo echar a la cárcel, argumentando lo siguiente:

-Este hombre me debe cien denarios y no tiene con qué pagármelos, por eso necesito que lo encierren para que me cancele la deuda con cárcel.

Viendo sus consiervos lo que estaba haciendo el siervo, se entristecieron y fueron y le contaron al monarca:

-Rey, rey, venimos a contarte algo muy triste.

-Él siervo al que tú le perdonaste la deuda no ha sido misericordioso, con su consiervo y le ha cobrado la deuda.

-Sí, no le ha perdonado la deuda.

-Y como este no tenía el dinero, lo mando echar a la cárcel.

Debido a lo sucedido el rey se enojó y mandó llamar al siervo y cuando este entro le grito:

-Siervo malvado, yo te perdone toda la deuda, porque me rogaste.

-¿por qué no tuviste misericordia de tu siervo, como yo la tuve de ti?

Y él monarca decepcionado lo hizo arrestar para que le pagase toda la deuda.

Fin.

Por eso mis queridos Lectores, no hay que olvidar, qué nuestro Padre Celestial hará lo mismo con nosotros, si no perdonamos de todo corazón, cada uno a su hermano sus ofensas.

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Los dos deudores es una adaptación de un capítulo de San Mateos de la Biblia enviada por Bibiana Emilia Posso a EnCuentos.

Imprimir Imprimir

Comentarios