Saltar al contenido

La primera discusi贸n 馃尀馃寶 Uno cre铆a que era m谩s importante que el otro y ninguno estaba dispuesto a ceder.

Por Liana Castello. Ilustraci贸n de Eugenia Suarez. cuenos con valores para ni帽os.

La primera discusi贸n es un cuento sobre la envidia y los celos, y de como todos somos iguales y debemos aprender que tenemos una misi贸n particular que cumplir en nuestra vida, de la escritora argentina Liana Castello. Es un cuento sobre la luna y el sol para ni帽os en edad escolar.

La primera discusi贸n

Hace muchos, muchos a帽os, tantos que ya nadie sabe precisar, Dios cre贸 el mundo.

En 茅l coloc贸 las maravillas m谩s incre铆bles: el agua, las monta帽as, las nubes, las estrellas, el sol y el cielo, entre tantas otras.

Dicen que cuando el sol y la luna fueron creados, se conoci贸 la primera discusi贸n. Como ambos brillaban, Dios consider贸 que ser铆a mejor que cada uno iluminara en momentos diferentes del d铆a.

A la luna le asign贸 la noche y por ser esta tan oscura, cre贸 las estrellas para que la ayudasen a iluminar con sus mejores destellos.

Las estrellitas estaban felices con su misi贸n, pero no as铆 el sol y la luna.

En lugar de agradecer y cumplir con alegr铆a la tarea que Dios les hab铆a asignado, empezaron a discutir sobre cu谩l de los dos era mejor y m谩s importante.

La primera discusi贸n. Cuento sobre la enviadia y los celos
Ilustraci贸n de Eugenia Suarez

隆Sin mi no habr铆a d铆a! 鈥揹ec铆a el sol presumido.

隆Sin mi la noche no ser铆a lo mismo! 鈥揷ontest贸 la luna.

隆Eres p谩lida! 鈥揼rit贸 茅l.

隆Y tu pareces una bola de fuego! 鈥搑eplic贸 ella.

Las estrellas miraban a uno y a otro sin poder creer tan in煤til discusi贸n.

Yo iluminar茅 las noches de los enamorados 鈥揹ijo la luna en forma desafiante.

Y yo har茅 crecer la vegetaci贸n con mi luz 鈥揷ontest贸 el sol.

Cansadas ya de tanta pelea, las peque帽as estrellas intentaron que ambos entraran en raz贸n, sin mucho 茅xito por cierto.

Los dos son hermosos y por igual importantes. Dios no crea seres feos o in煤tiles. Todos tenemos una misi贸n que cumplir en este mundo, cada uno la suya y ninguna por encima de la otra 鈥搇es dijo una de las estrellitas, mientras le gui帽aba el ojo a todo el resto. Dicen que cuando las estrellas titilan, es que le est谩n gui帽ando un ojo a otra.

Ni el sol, ni la luna depusieron actitudes. Uno cre铆a que era m谩s importante que el otro y ninguno estaba dispuesto a ceder.

Sin saber c贸mo terminar con tan tonta pelea, las estrellitas se juntaron en grupos a pensar una posible soluci贸n. Parece ser que, de esa manera, se formaron las primeras constelaciones.

隆Tengo la soluci贸n! 鈥揼rit贸 el lucero隆Llamaremos a las nubes!

No entiendo en qu茅 nos podr铆an ayudar 鈥揷ontest贸 otra estrellita.

Ya ver谩s 鈥揹ijo el lucero, quien a煤n brillando mucho m谩s que todas las dem谩s, no hac铆a alarde del don que hab铆a recibido.

Y parti贸 a encontrarse con las nubes. Para su sorpresa, vio que todas estaban muy tristes.

驴Por qu茅 esas caritas? 鈥損regunt贸 preocupado.

No聽tenemos聽claro聽para qu茅 hemos sido creadas 鈥揷ontest贸 la nube m谩s gordita de todas鈥 No damos luz, ni calor, tampoco brillamos.

Estamos todas desparramadas 鈥揳greg贸 otra muy pomposa, pero desanimada鈥 Unas por aqu铆, otras por all谩.

Ese es el problema 鈥揹ijo el lucerito鈥 Que est谩n todas desparramadas. Si se unen y se quedan muy, pero muy juntas, producir谩n lluvia y con ella algo indispensable para el planeta.

Las obedientes nubes probaron unirse unas con otras y ese fue el primer d铆a que llovi贸 en el mundo.

Ya m谩s tranquilas y contentas, las nubecitas preguntaron:

驴En qu茅 podemos ayudarte? 驴Necesitas que hagamos llover en alg煤n lado?

No precisamente 鈥揷ontest贸 la estrella鈥 Las necesito para poner fin a una discusi贸n absurda.

Sin entender demasiado, pero dispuestas a ayudar a su nuevo amigo, las nubes emprendieron el viaje hacia donde estaban el sol y la luna.

En el camino, el lucerito les cont贸 sobre la discusi贸n que manten铆an y tambi茅n acerca de la idea que 茅l hab铆a tenido para que se pusieran de acuerdo de una vez y para siempre.

Al acercarse, ya se escuchaban los gritos.

隆Yo soy el rey sol!

隆Tu de rey no tienes nada! Mi brillo no se iguala a ning煤n otro 鈥揹ijo la luna.

Sin mi no habr铆a vida 鈥揼rit贸 el sol.

Es hora de intervenir 鈥揹ijo el lucero a las nubes.

Pidi贸 a todas: gordas, delgadas, pomposas, finitas, m谩s claras y m谩s oscuritas, que se pusieran mitad delante del sol y la otra mitad, delante de la luna.

Las nubes obedecieron y de pronto, el 煤nico brillo que se vio en el cielo fue el de las estrellas
Ambos quedaron opacados por las nubes y sin saber qu茅 decir. De pronto, aquel brillo que cada uno de ellos sosten铆a era el mejor, hab铆a desaparecido. Ya no hab铆a de qu茅 jactarse.

Ahora falta que se empiecen a pelear a ver qui茅n de los dos brilla menos 鈥損ens贸 el lucerito.

Por suerte, nada de ello ocurri贸. Segu铆an mudos, sin entender c贸mo de repente, en un abrir y cerrar de ojos, eran iguales el聽uno al otro, opacos, sin destellos, ni luz.

驴Han visto que no hab铆a de qu茅 presumir? 鈥損regunt贸 triunfante el lucerito y continu贸- Si las nubes se lo proponen, los opacan por completo. Eso les demuestra que todos tenemos una raz贸n de ser y un por qu茅, no hay uno m谩s importante que el otro. Todos y cada uno de nosotros, tenemos una misi贸n que cumplir en esta tierra y un lugar que ocupar.

Dicen que, detr谩s de las nubes, el sol se puso m谩s rojo de verg眉enza y la luna empalideci贸 por la actitud que hab铆a tenido.

Ambos entendieron lo que el lucerito les hab铆a querido demostrar y cada uno fue a ocupar su lugar, en paz y sin molestar al otro.

Las nubes estaban felices por haber encontrado su misi贸n y haber podido ayudar.

El sol y la luna no volvieron a pelear jam谩s y el lucero, a煤n hoy, gui帽a el ojito a todos y cada uno de nosotros -por cierto- todos iguales de importantes.

Fin.

La primera discusi贸n es un cuento de la escritora Liana Castello 漏 Todos los derechos reservados.

Sobre Liana Castello

Liana Castello - Escritora

芦Nac铆 en Argentina, en la ciudad de Buenos Aires. Estoy casada y tengo dos hijos varones. Siempre me gust贸 escribir y lo hice desde peque帽a, pero reci茅n en el a帽o 2007 decid铆 a hacerlo profesionalmente. Desde esa fecha escribo cuentos tanto infantiles, como para adultos.禄

Liana fue, durante varios a帽os,聽directora de contenidos del portal EnCuentos. Junto con este sitio, recibi贸 la聽Bandera de la Paz de Nicol谩s Roerich聽y se convirti贸 en聽Embajadora de la Paz en Argentina.

Si quiere conocer m谩s sobre la escritora聽Liana Castello, puede leer su biograf铆a聽Aqu铆.

M谩s cuentos con valores de Liana

驴Qu茅 te pareci贸 el hermoso cuento 芦La primera discusi贸n芦? Por favor, deja algunas palabras en los comentarios (鉁嶐煆), califica con estrellas a esta publicaci贸n para que otros la encuentren en el sitio (猸) y comp谩rtela con algunos ni帽os y ni帽as, a trav茅s de tus redes sociales. Tambi茅n puedes descargarla como PDF y enviarla por Whatsapp, Telegram o E-mail. 隆Gracias!

4.2/5 - (17 votos)

Por favor, 隆Comparte!



Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *