La jirafa cuello corto y paticorta


Por Kary Rojas. Cuentos con valores

La jirafa cuello corto y paticorta es un hermoso cuento de animales con una profunda enseñanza de valores de la escritora colombiana Kary Rojas. Cuentos infantiles con valores.

La jirafa cuello corto y paticorta

La jirafa cuello corto y paticorta - Cuento con valores

En la enorme selva, donde habitan especies de animales, de muchos tamaños, formas y colores; todos los días, a la misma hora, una manada de Jirafas, inicia su travesía; buscando entre las copas de los más altos árboles, suculentas ramas para su comida.

Con pasos de gigantes, elegantes y refinados; las jirafas disfrutan del camino; muchos animales salen al encuentro, algunas aves reposan en sus lomos, uno que otro mono amigable u oso perezoso, se abraza a su cuello; y entre cantos de turpiales y marchas de mamíferos; moviendo sus largas patas, ellas bailan; celebrando la vida.

Viajan en familia, en manada; llevan en su marcha el ritmo; todas parecen iguales, pero por alguna mancha de más o de menos, no lo son. Y entre ellas, al final del grupo, tratando de no perderse, avanza con pasos cortos y pisadas firmes, Irene la jirafa; que aunque es igual es diferente.

Algunos la ven de manera extraña, porque no crece; otros le dicen cosas que incomodan; pero nunca se ha sentido mal, porque desde siempre ha experimentado, el amor de su mamá.

Un día, un par de monos imprudentes, al verla quedarse atrás; se reían, la señalaban y gritaban:

– Miren esa Jirafa rara, de cuello corto, de patas recortadas y torcidas.

Irene fingiendo demencia, las palabras necias no le afectaban; sonreía y avanzaba; dando saltos con esfuerzo, para tocar las ramas. Disfrutaba la aventura, cantaba y jugaba; comía, se divertía y hacía amigos por donde iba. Todos conocían a la pequeña Jirafa.

No te preocupes mamá, dijo Irene sonriendo en paz

Ante la actitud de quienes no saben, lo que otros viven; Mamá Jirafa Toña, ofendida, mira con reproche a quienes señalan y se ríen de su cría. Y de una fuerte sacudida, dando cabezazos y mordidas, arrancó y estremeció las ramas, derribando a los burlones monos.

– No te preocupes mamá, dijo Irene sonriendo en paz. Ellos no saben que para mí es ventaja, ser la más pequeña; no me estrello con los árboles, puedo esconderme sin problema; mis patas no flaquean, soy ágil para saltar, alcanzar hojas y ramas suculentas.

Una tarde, cuando el sol se marchaba; unos ojos ocultos brillaban y observan la manada de jirafas. Ellas como son tan altas no se dan cuenta del peligro que las asechaba.

Era un feroz león, el más grande depredador, capaz de perseguir y acabar con esta especie, con la que el mismo Dios se lució, cuando las pensó y creó. Siendo una Jirafa paticorta y cuello corto, pudo ver al león y avisar a su manada:

– ¡Corran por su vida, porque esta fiera quiere hacer de nosotras su comida!

Espantada toda la manada, emprendió la huida, gracias a Irene la Jirafa de cuello corto y paticorta, de la cual muchos se reían; pero supo hacer de sus desventajas, una oportunidad de desarrollar competencias y descubrir ventajas para disfrutar la Vida.

¿Les gustó el cuento?

Preguntó Victor, el Búho; a las aves, pollos, guacamayas que lo escuchaban; entre ellos el Pollito Pablo, que nació sin decir ni Pio, pero que hacía tantos ruidos con los que se hacía entender y parecía cantar…

Ese es el poder que descubren, los que, siendo iguales, ante los ojos de Dios, son diferentes ante la mirada de los demás. Rompen modelos, nos hablan y enseñan de inclusión y diversidad.

Fin.

La jirafa cuello corto y paticorta es un cuento con valores que nos envió la escritora colombiana Kary Rojas.

Sobre Kary Rojas

Porque todo lo que pienso, hago y vivo, me ayuda a buscar una Silla que me ayude a estar «A la Altura de las Circunstancias»…

Nació el 28 de mayo de 1969 en Cartagena, Colombia. Es maestra, escritora, músico y conferencista motivacional…

Crezco haciendo crecer

Durante mucho tiempo soñé con esos centímetros de más que me hacían falta y que otros tenían… otras veces pensé: ¿Que haré cuando sea grande?… pero después entendí, que crezco en la medida que con mi vivir hago a otros crecer; desde entonces, abrí las puertas de mi pequeño gran mundo, para que todos puedan entrar en él y descubran la grandeza de Dios que se escondé en lo más pequeño y su perfección sumergida en lo que a simple vista es demasiado imperfecto.

Si quiere conocer más sobre la escritora Kary Rojas, puede buscar en su página: https://oritunalmagigante.blogspot.com/

Imprimir Imprimir

A %d blogueros les gusta esto: