La brujita Alegría. Su alma tiene la misma magia que la de los niños.

Por María Liliana Odano. Cuentos infantiles con valores.

La brujita Alegría es uno de los bellos cuentos infantiles sobre los valores y un hermoso mensaje ecológico de protección al Pudú. Un cuento de la escritora argentina María Liliana Odano, sugerido para niños y niñas de 4 a 8 años.

“La brujita Alegría es un personaje que invita a sonreír. Sus acciones destacan los grandes valores de la vida: amor, sinceridad, amistad, solidaridad. Su alma tiene la misma magia que la de los niños”.

María Liliana Odano

Pero para entender mejor de qué se trata el cuento, veremos primero qué es un Pudú.

¿Qué es un pudú?

¿Qué es un Pudú?

El término “pudú” proviene del mapudungun püdu o püdü,​ y es el nombre que se utiliza para un género de cérvido nativos de la región andina de América del Sur, más precisamente endémico de los bosques de las laderas andinas en el sudoeste de la Argentina y el sur de Chile hasta la costa del océano Pacífico. Confundidos comúnmente con los venados, por su semejanza con otros cérvidos que llevan ese nombre, se trata de los miembros más pequeños luego de los pudú del norte, de la familia. Alcanza entre 36 y 41 centímetros de altura y entre 7 y 10 kilogramos de peso. Tiene un pelaje áspero y espeso, de color pardo-oscuro, posee una cola pequeña. El macho tiene pequeños cuernos, mientras que la hembra carece de ellos.

Luego, si te gusta el cuento de Liliana Odano, por favor, deja algunos comentarios (✍🏼), califica el cuento para que otros lo encuentren en el sitio y lo lean (⭐) y comparte con otros niños y niñas a través de las redes sociales, o descargando como PDF y enviándolo por E-mail o Whatsapp (🙏🏼). ¡Gracias!

La brujita Alegría

La brujita alegría - Cuento

Hoy la brujita Alegría se levantó muy preocupada. Había escuchado en la radio que en la Patagonia querían talar un bosque.

Llamó a Sombrero Azul, buscó su bufanda abrigadita y partieron hacia allí.

Aterrizaron en un claro del bosque y decidieron descansar de tan largo viaje.

De pronto escucharon pasos. Eran una pareja de Pudúes.

Ella decía:

– “¡Es tan hermoso nuestro bebé! debemos elegirle un nombre”.

Y él, mirando al recién nacido dijo:

– “¡Le pondremos Manchipú por las manchitas que tiene a los costados de su pancita!”.

Ambos se miraron con ternura y estuvieron de acuerdo.

Como todos los Pudúes pequeños, al ratito de nacer se paró solito sobre sus flacas patitas y como por arte de magia, comenzó a caminar sin que nadie le enseñara.

Junto a su mamá, aprendió a estirar su cuellito para alcanzar los brotecitos más tiernos de las plantas del bosque que gustoso, le ofrecía su alimento.

Alegría y Sombrero Azul se acercaron, se presentaron y aceptaron su invitación para vivir unos días en ése bosque maravilloso.

Como Manchipú era muy pequeño, se asustaba fácilmente y quedaba muy gracioso cuando salía saltando como un cabrito. Muy pronto se hizo amigo de la brujita, de Sombrero Azul y de casi todos los animalitos del bosque.

Un día, mientras jugaban, escucharon ruidos raros y muy fuertes. Tan fuertes que los pájaros comenzaron a volar sin rumbo, desorientados y asustados. Y terminaron amontonándose en un rincón del bosque, todos temblorosos.

Los ruidos continuaron, los árboles comenzaron a crujir muy fuerte y parecía que lloraban.

Se escucharon voces desconocidas y apareció una máquina grande como un monstruo gigante.

Entonces la Brujita Alegría sacó su varita mágica y dijo:

– “¡Varita querida detén esa cosa! ¡máquina monstruosa!”.

Al instante, el motor de la máquina se detuvo.

Todos los hombres corrieron con herramientas para arreglarla. Pero jamás volvería a funcionar porque la brujita la había hechizado para siempre.

Pero aún así ¡ya habían dañado el bosque!.

Alegría se subió a un tronco para que todos la vieran y les dijo:

– “Yo los guiaré hasta otro bosque que será su nuevo hogar ¡ustedes sólo síganme!”.

Con mucha tristeza y sintiéndose totalmente desamparados, comenzaron a caminar detrás la Alegría.

Pero, el más anciano de los Pudúes, con mucho esfuerzo, se acercó al único árbol que quedaba de pie y con una piedra filosa, escribió: “¡Este era nuestro hogar!”

¡NO DESTRUYAN LOS BOSQUES!

Arrastrando su débiles y cansadas patitas, se unió al grupo para buscar un nuevo hogar alejado de los hombres.

De vez en cuando, el Pudú anciano, se sentaba sobre Sombrero Azul para recuperar fuerzas y poder seguir junto a sus amigos.

Una vez que todos estuvieron instalados en su nuevo hogar, Alegría y Sombrero Azul se despidieron y emprendieron el regreso.

– “¡La tierra se está tragando nuestros árboles!” -gritó Manchipú.

– “¡Nuestros árboles se están desmayando!”, -exclamó papá Pudú.

Mientras que mamá Pudú cobijaba a su bebé, protegiéndolo de lo que estaba pasando.

Todos se quedaron quietitos y asustados hasta que los pudúes mayores y la brujita, decidieron acercarse sin ser vistos para averiguar qué estaba pasando.

El lugar donde habían sido tan felices ¡¡¡¡ya no existía!!!!

Sus protectores árboles estaban caídos, había troncos y ramas desparramados por todos lados.

La monstruosa máquina avanzaba hacia ellos ¡quería llevarse todo el bosque!.

¡¡SALVEMOS AL PUDÚ PUDÚ!!

Fin.

La brujita Alegría es un cuento de la escritora María Liliana Odano © Todos los derechos reservados.

Sobre María Liliana Odano

María Liliana Odano - Escritora

María Liliana Odano nació en PergaminoProvincia de Buenos Aires, el 30 de junio de 1952. Se recibió de profesora de dibujo y pintura, de maestra Normal Nacional y realizó estudios de Asistencia Social. Según ella misma comenta “su lugar en el mundo” es San Carlos de Bariloche, donde vive hace más de 40 años.

En el año 2014 comenzó a escribir e ilustrar cuentos infantiles. Su pasión por el mundo literario infantil surge del amor por sus nietos y de su atracción por la inigualable pureza de la infancia. Descubrió que podía llegar a ellos y transmitirles mensajes de solidaridad, amor por el prójimo y por nuestro planeta.

Desde entonces, recorre jardines, escuelas y bibliotecas compartiendo sus historias.

En el 2015 participó en la Feria Internacional del Libro representando a la Provincia de Río Negro.

Liliana, “La Abu Lili” para la mayoría de los niños, sabe que con sus cuentos, puede colaborar para hacer éste, un mundo mejor.

Otro cuento de María Liliana Odano

¿Te gustó “La brujita Alegría“? Cuéntanos qué te ha parecido calificando el cuento con estrellas (⭐) y dejando tus comentarios (✍🏼). Puedes compartirlo con otros pequeños a través de las redes sociales, utiliza los botones que están a continuación (🙏🏼). ¡Gracias!

5/5 - (2 votos)

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *