Juventud y valores


Juventud y valores es uno de los bellos cuentos para reflexionar sobre los abuelos, escrito por Edgardo Palacios, sugerido para niños a partir de nueve años y para adolescentes.

Pasa un niño corriendo, llevando todo por delante, como que no mira el camino. Es mi nieto y me preocupa su futuro.

Lo llamo. Como todo niño moderno, la tecnología es parte de su vida.

-Veni, querido nieto, trae tu grabador.

Sin preguntar, trae su equipo, con cara pícara pregunta:

-¿Qué vamos a grabar abuelo?

– Te contaré mi historia.

Fue una vida común. Ni soñamos con este progreso.
Imagínate que enfriábamos las botellas en un balde, en un pozo de agua y la carne, a la sombra, colgaba de un árbol frondoso, en un cajón y con tela metálica, pá cuidar de los bichos.
Ahora existen los freezer, para conservar por más tiempo.
Donde yo vivía, no había agua para tomar. Esperábamos el tren cisterna que traía agua una vez a la semana, no había remedios, ni leche para un niño, la ropa era siempre la misma y estrenar alpargatas nos hacía importantes.

-¿Te das cuenta, querido nieto, cómo vivía? Cuántas cosas trajo el progreso. Aquí me tienes, disfrutando tantos adelantos, el mes que viene cumplo noventa años. Ya sé que me voy, me queda poco y a vos querido nieto te va a quedar este recuerdo.

A pesar de no tener comodidades, había gente más buena, nos criamos con el valor de la palabra, no se firmaban papeles, éramos como hermanos con los vecinos. Ahora hasta se reniega para cobrar lo firmado, la amistad está llena de traiciones y una firma de garantía te deja de patitas en la calle. A un vecino se lo mira de reojo y si te saluda parece que te va a morder. Había una diferencia entre quien era el padre y quien era el hijo, no sabíamos enseñar mucho porque la mayoría no fuimos a la escuela ahora van todos y los padres educan menos que antes.

Antes un chico como vos respetaba a un mayor desconocido, y ningún hijo levantaba la voz a su padre, fumar era de grandes y pedíamos permiso. Ahora mi niño, el progreso ha traído solamente dolores de cabeza, con falta de respeto por la familia y la gente porque no le costó sacrificios ganar esas comodidades.

Hoy muchos jóvenes no respetan, no valoran y en las drogas buscan sensaciones nuevas. Estas son las palabras de tu abuelo, no sé cuánto viviré todavía, pero sí puedo decirte, que antes las personas se querían más.

Antes fue mejor con poco, y empleados públicos amaban la patria ahora con lo que veo mis recuerdos están de duelo.

Fin

Edgardo Palacios

Embajador por Cercle Univ. Ambassadeurs de la Paix

Cuento sugerido para niños a partir de nueve años y para adolescentes

Juventud y valores es uno de los bellos cuentos para reflexionar sobre los abuelos, escrito por Edgardo Palacios, sugerido para niños a partir de nueve años y para adolescentes.

Imprimir Imprimir

A %d blogueros les gusta esto: