Saltar al contenido

El reto de Li Han ㊗️ Ha contado los pasos desde que empezó a subir, sus latidos se aceleran a medida que se acerca a la cima…

Por Francisco Javier Arias Burgos. Cuentos con valores para niños y niñas.

«El reto de Li Han» es la historia de un joven valiente y decidido llamado Li Han, quien desea pertenecer a la prestigiosa orden de la sabiduría. Esta hermandad está compuesta por siete sabios queridos, respetados y admirados en la aldea. Li Han está decidido a convertirse en el octavo miembro de esta sociedad especial y el más joven en lograrlo. Su futura esposa, Lee Mai, lo anima y lo acompaña en sus arduas jornadas de entrenamiento para prepararse para el desafío.

El reto de Li Han consiste en demostrar su paciencia y capacidad de espera. Una historia del escritor Francisco Javier Arias Burgos, llena de valentía, perseverancia y paciencia, que nos enseña la importancia de no rendirse ante los obstáculos y recordar que, a veces, las metas más valiosas requieren tiempo y esfuerzo para alcanzarlas.

Al final, si te gusta la conmovedora historia de Javier, entonces, ¡no te la quedes solo para ti! Comparte lo que sientes y piensas en la sección de comentarios (✍🏼), otorga una calificación con estrellas para que otros también puedan disfrutarla (⭐), y difunde esta emotiva narración entre tus amigos y conocidos, especialmente aquellos niños y niñas que aprecian una buena historia. Además, si deseas guardarla para invitar a otros a leerla, descárgala en formato PDF y envíala a través de Whatsapp, Telegram o correo electrónico (🙏🏼). ¡Gracias por compartir y hacer que esta historia llegue a más corazones!

El reto de Li Han

El reto de Li Han - Cuento

Es solo una prueba de paciencia. Si Li Han quiere pertenecer a la orden de la sabiduría tiene que demostrar que su capacidad de espera es tan fuerte como su deseo. Si llega a la cima después de escalar todos los peldaños, pasa la prueba. De lo contrario tendrá que esperar otro año para volver a intentarlo.

Ser miembro de esa hermandad significa un logro envidiable. En la aldea solo siete personas lucen en la muñeca de su brazo derecho la insignia que los acredita como sabios. Son queridos, respetados y admirados. Sus consejos son acatados por aquellos que los solicitan, los conflictos entre los aldeanos tienen siempre una solución razonable y satisfactoria cuando ellos son los mediadores.  Es un privilegio conseguir esa dignidad. Li Han se ha fijado como meta ser el octavo en esa sociedad especial y el más joven en lograrlo.

Lee Mai, su mejor amiga y futura esposa, lo anima a prepararse para ese desafío. Ella lo ansía tanto como él y siempre lo acompaña en sus largas jornadas de entrenamiento. Han acordado anunciar su matrimonio una vez Li Han realice su sueño.

Necesitan de toda su paciencia, porque no es fácil sentarse a esperar horas y horas a que caiga una hoja del árbol de cerezo que tiene Li Han en su jardín, o que el rosal produzca una flor, o que la oruga que cuelga del alero de su techo se convierta en una mariposa. Eso es lo que Li Han debe hacer para demostrar que sí es una persona paciente.

El reto es una tradición y tiene una regla inmutable: Quien aspire a ser miembro de la orden debe escalar solo un peldaño cada día, y dejar también, en una urna, algún pensamiento valioso. Un escalón al día, un pensamiento cada día, hasta ajustar los que tenga ese año. Cada día una reflexión que debe ser aprobada por los siete sabios.

Muchos de los que empiezan desisten después de tres o cuatro meses porque se aburren de tener que devolverse hasta el principio cada que se enfrentan a las escalas, y algunos han sido sorprendidos haciendo trampa, saltándose un peldaño para llegar más pronto, o dejando algún mensaje que no es calificado como valioso.

Cuando llega el día de completar la prueba Li Han se pone su mejor atuendo y el pueblo se congrega al pie de las gradas; algunos apuestan a que tendrá éxito, y otros afirman que aún es muy joven para alcanzar ese logro. La sonrisa de Lee Mai es su mayor aliciente. A medida que Li avanza se aleja el murmullo de las palabras de ese público que espera el desenlace de su empresa. Cuando mira hacia abajo ve cómo se empequeñecen los árboles, las personas, las casas. Todo es más chico desde la altura.

Se siente fuerte. Ha contado los pasos dados desde que empezó a subir. Sus latidos se aceleran a medida que se acerca a la cima, pero no quiere dejarse vencer por la impaciencia, a la que ha derrotado tantas veces. Hace una pausa.

Antes de escalar el último peldaño voltea a mirar a la multitud que espera su descenso triunfal. Alza los brazos en señal de triunfo. Se siente pleno de dicha. Abajo hay alboroto, un griterío que apenas alcanza a oír cuando el alud que se acaba de desprender lo arrastra en un torbellino de lodo y nieve que lo devuelve hasta el primer escalón.

Deberá esperar hasta el año siguiente. Le queda como lección que no se debe cantar victoria antes de llegar a la meta. Li Han se siente triste pero no humillado. Sabe que su sueño se hará realidad solo si ese inoportuno alud no lo hace desistir, si lo toma como una mala pasada del destino.

Lee Mai lo consuela con un abrazo, sin decirle nada. No le importa aplazar su boda un año más; ambos son muy jóvenes y ella sabe que tendrá un esposo al que no lo derrotarán fácilmente.

Fin.

El reto de Li Han es un cuento del escritor Francisco Javier Arias Burgos © Todos los derechos reservados.

Sobre Francisco Javier Arias Burgos

Francisco Javier Arias Burgos - Escritor

Francisco Javier Arias Burgos nació el 18 de junio de 1948 y vive en Medellín, cerca al parque del barrio Robledo, comuna siete. Es educador jubilado desde 2013 y le atrae escribir relatos sobre diversos temas.

“Desde que aprendí a leer me enamoré de la compañía de los libros. Me dediqué a escribir después de pensarlo mucho, por el respeto y admiración que les tengo a los escritores y al idioma. Las historias infantiles que he escrito son inspiradas por mi sobrina nieta Raquel, una estrella que espero nos alumbre por muchos años, aunque yo no alcance a verla por mucho tiempo más”.

Francisco ha participado en algunos concursos: “Echame un cuento”, del periódico Q’hubo, Medellín en 100 palabras, Alcaldía de Itagüí, EPM. Ha obtenido dos menciones de honor y un tercer puesto, “pero no ha sido mi culpa, ya que solo busco participar por el gusto de hacerlo”.

Otros cuentos con valores de Francisco Arias

¿Experimentaste las enseñanzas del cuento «El reto de Li Han»? ¡Nos encantaría escuchar tus impresiones! Comparte tus reflexiones en la sección de comentarios (✍🏼), otorga una valoración con estrellas para que más personas lo descubran en nuestro sitio (⭐), y difunde esta educativa historia con tus seres queridos a través de tus redes sociales (🙏🏼). ¡No olvides usar los botones que encontrarás más abajo para compartir fácilmente! Tu apoyo nos ayuda a que más personas disfruten de este maravilloso relato.

¡Gracias por compartir y ser parte de nuestra comunidad de lectores!»

5/5 - (1 voto)

Por favor, ¡Comparte!



Por favor, deja algunos comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe nuevo contenido en tu E-mail

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir nuestro nuevo contenido en su casilla de e-mail.



Descubre más desde EnCuentos

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo