La traviesa Catalina


Imprimir Imprimir

La traviesa Catalina

 

La oveja Catalina
decidió un día
que por el campo podía
andar sola ¡Qué atrevida!

Y así fue que del corral
una mañana muy temprano
ella se escapo…
a los gritos la buscaron
-¡Catalina, Catalinas!-
pero muy pronto se alejó
y en el bosque se ocultó.

Cuando la tarde
a caer comenzaba
la ovejita con pena
ya se preguntaba
donde estaban sus hermanas
por todas partes miraba
y a ninguna hallaba

-¿Qué haces tú en este lugar?-
un ciervo sorprendido le preguntó al pasar
y ella con lagrimas respondió:

– Estoy aquí por error,
solo espero a mi pastor-
y qué alegría sintió
cuando el la encontró
y su aventura se terminó…

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

La traviesa Catalina. Lecturas para niños de primaria. Historias para aprender. Literatura infantil y juvenil, cuentos que no pasan de moda.

Imprimir Imprimir