- EnCuentos - https://www.encuentos.com -

La reconciliación de los recitadores

La reconciliación de los recitadores

Por Luis David Gamonal Suárez. Cuentos con moraleja

El cuento La reconciliación de los recitadores es una breve historia con moraleja escrita por Luis David Gamonal Suárez para enseñarnos sobre la importancia del diálogo en todas las relaciones humanas.

La reconciliación de los recitadores

La reconciliación de los recitadores

En un pequeño pueblito, habían varios oradores que trabajaban como maestros de ceremonias en los principales eventos que realizaban en el lugar.

Entre los más conocidos, estaban: Mesías y Job. Conforme destacaban en este arte, ellos también mantenían una rivalidad, por acaparar clientela. A mesías lo contrataban siempre, por sus célebres discursos que recitaba antes y después de cada ceremonia. Job, en cambio, promocionaba sus servicios, cobrando más barato que sus demás compañeros de trabajo.

Para ganar más popularidad, Job fue entras de los organizadores de eventos, convirtiéndose en yayero [1] de los mismos. Desprestigió al resto de los colegas, especialmente a Mesías, objetivo que logró concretar, gracias a las fraudulentas estrategias que acostumbró a utilizar. Sorprendido por su vigente preferencia de su eterno rival, Mesías jamás se imaginó que él estuviera manchando su honor.

Transcurriendo varios meses de estar desempleado, Mesías empezó a sospechar de Job. Dijo:

-¿Por qué será tanta coincidencia que este sujeto gane las animaciones de las principales ceremonias del pueblo o es que acaso me ha sembrado una trampa, para quedarme sin trabajo?

Sin tener fundamento alguno, Mesías fue a reclamar a Job. Al encontrarlo cara a cara, le dijo:

-¿Por qué no te ganas la confianza del público con méritos propios, y no agraviando el prestigio del resto?

– Quisiera que muestres una sola prueba de la calumnia que acabas de mencionar –contesto Job.

Tanto fue la discusión, donde ambos maestros llegaron al extremo de agarrarse a golpes. Cansado de sus constantes peleas, camilo, otro orador del pueblo, intervino en la misma, dijo:

-¿Por qué no pueden vivir en paz ustedes dos?- Nosotros como artistas en la locución, debemos representar la cultura y no la vulgaridad que vienen demostrando frecuentemente.

Obedeciendo a esas concienzudas frases dichas por camilo, Mesías y Job dejaron su eterna rivalidad de lado, lo simbolizaron con un fuerte abrazo [2]. Es más, los reconciliados oradores crearon el sindicato de maestros de ceremonias, convocando a los demás oradores del pueblo a sumarse a su nuevo gremio, donde sus socios intercambien ideas, presenten proyectos e innoven su arte libremente.

Moraleja

Con dialogo y propuestas, se obtienen las respuestas.

La reconciliación de los recitadores es un cuento breve enviado por Luis David Gamonal Suárez a EnCuentos.