La Hormiguita Valiente. Tercera parte


Imprimir Imprimir

La Hormiguita Valiente

La Hormiguita Valiente (Tercera parte) Mayda Alejandra Villata, escritora de Estados Unidos de América. Cuentos con moraleja.

 

Había una vez una hormiguita que vivía con sus tres hijos en una cuevita tan chiquita que a penas había espacio para caminar.


Una tarde decidió salir en busca del alimento, caminó que te caminó, hasta que llegó frente a una casa muy bonita con sus paredes pintadas de rosado, el techo rojo y las puertas negras. Cuán grande fue su sorpresa al darse cuenta que estaba ante un inmenso cake de chocolates, fresas y dulces caramelos.

Comenzó a devorarlo y a colocar los pedacitos más grandes en una bolsa elaborada con hojas verdes, cuando de pronto sintió a sus espaldas unas pisadas muy fuertes y una voz que le decía:¿Quien te autorizo a probar este pastel?

¡Qué vergüenza sintió la Hormiguita Valiente! pero comprendió que nadie puede adueñarse de lo que no le pertenece. Muy triste, lloró y pensó en sus tres hijos y en el manjar que no les pudo llevar.

El avaro dueño de la casa la echo a la calle sin importarle que se tratara de una madre, que simplemente quería llevarles comida a sus hijos.

Fin

Moraleja: Es mejor poco con amor, que mucho con desdicha

 

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

La Hormiguita Valiente. Tercera parte. Cuentos con moraleja, con mensajes y valores. Lecturas para niños de primaria. Reflexiones para toda la familia.

Imprimir Imprimir