El apicultor y el granjero

Cuentos cortos para reflexionar con moraleja

El apicultor y el granjero es uno de los cuentos cortos para reflexionar con moraleja escrito por Luis David Gamoral Suàrez, un Cuento sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos.

Eran dos hombres, un apicultor y un granjero. Ambos vivían en la misma aldea.

El apicultor,  el dinero obtenido de la venta de leche, lo gastaba en vanidades, mientras que el granjero, el dinero de la venta de pollos, le bastaba para vivir dignamente.

Cierta vez, el apicultor lucía unos zapatos costosos, mientras que el granjero andaba con sus yanquesitos. Dicha pobreza fue juzgada por el apicultor, quien le dijo:

-¿Por qué no usas calzado de cuero?

-¡Es que así es mi estilo! -respondió el granjero.

En otra oportunidad, el apicultor bebía vinos de calidad, mientras el granjero chicha de jora fresca. Dicha pobreza también fue juzgada por el apicultor, quien le dijo:

-¿Por qué no te alimentas mejor?

-Me alimento de acuerdo a mi alcance.

A la tercera vez, el apicultor enlucía su casa de mármol, mientras que el granjero tapaba los agujeros de su choza con barro. Dicha necesidad tampoco se libró de ser juzgada por el apicultor, quien le dijo:

-¿Por qué no lo aseguras con material resistente y no con rústico?

Cansado de tanta humillación, el aludido le reclamó a su crítico y le dijo:

-Conforme juzgas las necesidades de los demás, deberías dar solución a las mismas.

Al oír esa justa réplica del granjero, el apicultor nunca más juzgó las necesidades de los demás.

Moraleja: Quien juzga las necesidades de los demás, no le dará solución jamás.

Fin

Cuento sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

El apicultor y el granjero es uno de los cuentos cortos para reflexionar con moraleja escrito por Luis David Gamoral Suàrez, un Cuento sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos.

¿Quiere calificar esta publicación?

Imprimir Imprimir

Comentarios