Qué hacer cuando los niños muerden


Qué hacer cuando los niños muerden

Qué hacer cuando los niños muerden. Consejos para padres

Para saber porque tu hijo muerde primero debes observar un poco y guiarte por las probables causas que detallaremos a continuación:


Antes que nada las líneas que se detallan a continuación son orientativas, ya que no disponemos de datos de la realidad cotidiana del niño, la relación con el entorno y las circunstancias familiares en las que se encuentra el grupo familiar, pero para saber porqué tu hijo muerde primero debes observar un poco y guiarte por las probables causas que detallaremos a continuación.

¿Cuáles son las causas?

Las causas por las que tu hijo muerde pueden ser las siguientes:

• Exceso de energía

Muchos niños pequeños tienen un exceso de energía sin descargar y en ocasiones encuentran en la mordida una forma de liberar ese excedente, suelen estar acompañadas de risas y movimientos pendulares de cabeza y tensión en brazos y cuello.

• Molestias en las encías

Algunos niños están molestos por demás con sus encías y necesitan morder para calmarse.

• Desear llamar la atención

En ocasiones quieren hacerse entender y al no contar con expresiones fonéticas suficientes, recurren a la mordida para hacerse » ver » u «oír» intentan así llamar la atención tanto de un adulto como de otros niños.

• Manifestación de amor

Las mordidas suelen ser manifestaciones de amor y no de agresión y es importante que así se lo tome, ya que las impresiones que recibe de los que lo rodean en relación a sus acciones, le quedan registradas y son las que lo modelan.

• Sentimiento de apropiación

A través de la mordida, los niños intentan por lo general apropiarse un poquito de ese otro al que ellos quieren y el impulso por conocer y apropiarse, lo llevan a esta actitud, como cuando comenzaron chupando todo lo que había a su alrededor, ya que la boca es el primer vehículo a través del cual conocen el mundo.

• Descargas agresivas

En algunas circunstancias pueden ser descargas agresivas pero bajo circunstancias de mucha tensión para el niño o como acción para repeler u oponerse a la agresión de algún otro.

¿Qué debo hacer?

Ante todo debes mantener la calma, luego acercártele (no a los gritos), con un tono contenedor y con una actitud de comprensión y escucha, tratando de propiciar el diálogo corporal, con una mirada de los ojos firme pero no de violencia

Recuerda decir pocas palabras, pero que expresen que si quiere jugar o reclamarle algo a otro nene o a un adulto, puede tocarlo o mirarlo en lugar de morderlo o bien abrazarlo o mirarlo. Si quiere algo para morder, puede agarrar o pedir un juguete, una fruta o un pedazo de pan. Que a los nenes y a los papás les duele su mordida, mientras que a los juguetes u objetos no.

Si es un niño que aun no puede expresarse verbalmente debemos ofrecerles las alternativas nosotros y acercárselas…

¿Qué es lo que no debo hacer?

Lo que no debes hacer es quejarte de su comportamiento frente a él, ni tampoco pegarle o castigarlo. Recuerda que tampoco debes corregirlo a los gritos, menos aún desde otro lugar. Tampoco debes dejar que te muerda o muerda a otras personas sin decirle nada, como si nada estuviera pasando.

Si ponemos toda nuestra atención sólo en si muerde estaremos sin querer remarcando esta actitud y no otras que son más aceptadas. Pero si mostramos comprensión, si le damos otras posibilidades de hacer, irá canalizando esa energía que pone en la mordida en hacer otras cosas y entonces será positivamente canalizada y no quedará el resabio de una mala acción, sino por el contrario toda la vitalidad estará encauzada a lo creativo.

Especialista Alejandra De Renzis Peña
Atencion temprana del Desarrollo Infantil

Nota Legal:

Hecho el registro en la propiedad intelectual. La información de los artículos es para los usuarios de la página web, se prohíbe su reproducción parcial y/o total sin aclarar autor y fuente. Por cualquier duda comunicarse con

[email protected]

Imprimir Imprimir

A %d blogueros les gusta esto: