Saltar al contenido

Diagnóstico de cáncer: ¿Qué hacer?

 

Cuando a un niño se le diagnostica cáncer los padres experimentan sentimientos mezclados de enojo, miedo y tristeza.

Pueden sentir que es por culpa de ellos, que algo que hicieron o dejaron de hacer causó la enfermedad de su hijo. Esto no es verdad y hablar con el médico puede tranquilizarlos.

Una vez hecho el diagnóstico, los padres pueden y deben hacer tantas preguntas como necesiten sobre la enfermedad, su tratamiento y sobre los efectos colaterales. Tienen derecho a saber todo acerca de él y deben preguntar aquello que necesiten saber. Los padres deben mantenerse activamente involucrados en el cuidado integral de su hijo.

La información suministrada al niño, dependerá de su edad y de su capacidad de comprensión. El niño percibirá que algo anda mal por los síntomas o por todos los estudios a los que está sometido, aun cuando no se hable delante de él. Los niños que saben la verdad, suelen colaborar con el tratamiento.

El cáncer infantil involucra a toda la familia. Las pautas cotidianas de convivencia familiar se modifican. Los padres deberán pasar largos períodos lejos del hogar y de sus otros hijos. Los hermanos podrán sentirse dejados de lado y hasta culpables creyendo equivocadamente que algo que dijeron o le hicieron a su hermano causó el cáncer.

Extracto del libro “Cáncer infantil. Diagnóstico y tratamiento”, de Lic. Silvia Appel, Directora Ejecutiva de la Fundación Flexer (www.fundacionflexer.org).

Califica esta entrada

Por favor, ¡Comparte!



Por favor, deja algunos comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe nuevo contenido en tu E-mail

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir nuestro nuevo contenido en su casilla de e-mail.



Descubre más desde EnCuentos

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo