Día del Niño ¿El juguete deseado o el juguete ideal?

foto de niño jugando

Imprimir Imprimir
¿Quiere calificar esta publicación?

Se acerca el Día del Niño y muchos padres se preguntan cuál podría ser el juguete ideal para sorprender a sus pequeños.

Lo cierto, es que en la actualidad los chicos están bombardeados por estímulos que los llevan a pedir cosas sin siquiera saber si realmente lo quieren, por eso la mirada adulta debe ser determinante para poder cumplir con las expectativas de ellos y también acercarles un juego que los acompañe y ayude a desarrollarse.

“El juguete ideal es aquel que entretiene de una manera absolutamente lúdica y apelando a los diferentes recursos de los niños. Es decir, que no es estructurado, que se puede jugar de diferentes maneras según el interés y el momento evolutivo y emocional de cada pequeño, que estimula su creatividad”, sostiene la licenciada Marisa Russomando, Psicóloga (MN: 23189) y directora de Espacio La Cigüeña ( www.marisarussomando.com.ar).

Especialistas a la hora de jugar, los directivos de Lekotek (www.lekotek.org.ar) afirman que “tener un buen juguete puede ser fantástico, pero para que sea ideal debe haber un adulto con la mirada atenta y la predisposición necesaria para estimular el momento lúdico. El juego nunca va a depender de los objetos o el lugar, sí de los mayores que habiliten las acciones. Los niños necesitan sentir esa presencia protectora, y eso no lo dan los ambientes o las cosas”.

Puedes seguir leyendo: Cuentos de Animales en EnCuentos

Al observar a los niños hay que tener en cuenta su etapa evolutiva, pero especialmente se trata de advertir con qué se divierten y cuáles son sus centros de interés. Al mismo tiempo, los padres pueden orientarlos y guiarlos “motivándoles el desarrollo de motivar a una mirada crítica frente a los diferentes estímulos que reciben a diario desde los distinto medios. Revisar juntos si la propuesta es interesante, si guarda relación con sus verdaderos intereses, si el mismo será tal como es presentado, entre otras variables. Además, hay que resaltar las características singulares del chico, para favorecer su desarrollo”, explica Russomando.

Pasar de hoja

Otra opción para regalar son los libros, que cada día presentan más variantes y hasta incluyen propuestas atractivas y lúdicas que apoyan los procesos imaginativos y educativos. “Los libros que incorporan diferentes actividades buscan fomentar no solamente la lectura sino el desarrollo de la imaginación y la creatividad. Generan un espacio de encuentro entre niños y adultos. Traen ideas para crear, disfrutar y los proyectos cobran vida propia. La clave es: leer, aprender, descubrir y a la vez generar algo nuevo por uno mismo”, describe Rodolfo Reyna, socio de Catapulta editores (www.catapulta.net).

Por su parte, Adela Basch, autora infantil y directora de la editorial Abran Cancha(www.abrancancha.com), sostiene que antes de elegir qué texto obsequiarle a un niño hay que “detectar las ideas hechas, los prejuicios y las estructuras mentales obsoletas, en espacial en relación con la temática de los niños y la lectura que tenemos. Todas ellos deben ir en un paréntesis, para finalmente observar a los niños despojados de todo condicionamiento previo, para así percibirlos a ellos y a sus necesidades tal como son y no de acuerdo a un modelo establecido en nuestra mente”.

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Con todo esto, antes de hurgar en las estanterías de las jugueterías o en las librerías, es bueno tomarse primero el tiempo para pensar cuál es la real necesidad de los hijos, más allá del pedido de ellos.

Imprimir Imprimir