Desventajas de la leche de fórmula para los bebés


En los últimos años hemos escuchado decir que los niños alimentados con leche de fórmula sufren más infecciones que los que toman lactancia materna, pero ¿por qué esto es así? ¿Qué efectos tiene la leche de vaca en nuestros niños que, aun, habiendo pasado por todo el proceso de laboratorio no puede evitar causar ciertas afecciones a los infantes?

Este tipo de preguntas tiene una respuesta concreta y más que justificada: La naturaleza creo, para cada mamífero, la leche perfecta para cada cría. Y si bien los laboratorios asemejan la leche de vaca para poder ser ingerida por los bebés, esta leche no termina de completar los nutrientes que tiene la leche humana.

Los bebés nacen con el sistema inmunológico inmaduro. Esto quiere decir que tiene ciertas carencias defensivas. La naturaleza tiene como recurso, para disminuir este déficit, nutrir a la leche de la madre de células inmunológicas.

La leche artificial no aporta estas defensas y es por ello que los bebés están más expuestos a posibles infecciones

Otro de los motivos, por los que la leche de fórmula o suministros con biberón, puede traer consecuencia de infecciones es la higiene para la preparación del mismo. La contaminación lleva a un mayor consumo de organismos patógenos. La mala higiene, especialmente en la alimentación con biberón, es una causa importante de gastroenteritis y diarrea en la infancia.

Por eso es fundamental tener cuidados específicos sobre este tema, aun mas si estamos expuestos a agua contaminada, carencia de una cocina para hervir el agua que esterilizara el biberón, cuando no se cuenta con utensilios adecuados para limpiar el biberón, cuando los recursos son muy bajos para adquirir una leche de formula de buena calidad y apropiada para las características de ese bebe. Por ello, y más aun en estos casos que mencionamos, es fundamental que los agentes de salud distribuyan información adecuada sobre los beneficios de la Lactancia Materna y cuenten con personal capacitado para enseñarles a las madres y la familia los cuidados mínimos de higiene que se tienen que tener, principalmente para bebés prematuros.

Existe otra consecuencia que comienza a verse y es los problemas que acarrea, a nivel económico en las familias, que los bebés consuman leche de formula. En muchos hospitales regalan las leches en el momento del alta, lo cual lleva, también, a que los padres comiencen a darle formula, esto es una gran controversia porque muchas familias después no pueden mantener esa leche y tienen que ir a leches de baja calidad.

Cuando el bebé comienza alimentándose con complementos la lactancia disminuye muchísimo y, después, cuesta establecerla, además de cambiar el patrón de succión del bebé. Los bebés no toman el biberón como toman la teta, esto lleva a un desorden en la succión de los niños.

La leche de fórmula, si bien como mencionamos anteriormente, ha pasado por un proceso de preparación para ser ingerida por los bebés, no llega a superar en calidad, cantidad adecuada, peso molecular, densidad y digestibilidad, entre otras, a la leche humana diseñada específicamente para el organismo humano. Por esto las consecuencias que tiene darle a nuestros niños esta leche.

Entre las carencias, a nivel preparación para la especie humana, la leche de vaca no es de fácil digestión y puede provocar estreñimiento, refluyo, acidez y diarrea. El bebé necesita una adaptación gradual para este tipo de leche, mientras que para la leche humana viene preparado desde el proceso de gestación.

Por: María Luz Baschong Puericultora

https://www.facebook.com/LaTetadeMama

[email protected]

Imprimir Imprimir

Leer más sobre:

¡Sea el primero en dejarnos su comentario!

Por favor, déjenos un comentario.

Su dirección de correo no va a estar publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: