¿Repetir el año?

¿Repetir el año? Lic Susana Passano. Psicopedagoga. Psicoanalista.

¿Es posible repetir el año? … ¡Si el tiempo no para!

“Repetir el año” , frase o expresión que intenta revelar el estado o la posición subjetiva de un alumno o alumna cuando cursando la escuela, ya sea primaria o secundaria, no alcanza a incorporar todos los conocimientos que la currícula escolar ha designado para los niños que transitan la escuela durante el llamado año o período lectivo. Entonces, tal alumno o alumna debe volver a cursar una vez más el mismo ciclo o grado o año.

Ahora bien, esto es así porque nuestro sistema educativo ha escalonado los conocimientos por grados y edades cronológicas, y quiere que exista una coincidencia entre ellos, entonces a los 6 años se cursa primero, a los 7 segundo y así sucesivamente. Esto es un modo a través del cual el sistema educativo dosifica el suministro de conocimientos o las informaciones que se considera debe aprender cada niño o adolescente en el momento indicado…Indicado por el sistema.

Creo que así se pretende igualar. El problema o el supuesto problema surge cuando las evidencias de la realidad indican que todos no son iguales, entonces cuando aparecen las cuestiones singulares, las diferencias individuales, los intereses personales, los gustos o las inclinaciones intelectuales, allí se complican las cosas, para ambas partes, tanto para la escuela como para el niño o adolescente; por qué? Porque no responde a las expectativas que el sistema o la escuela han pensado de antemano para ese niño o adolescente.

¿Qué sucedería si la escuela en lugar de estar graduada tal como está se organizara de un modo diferente? ¿Si los alumnos cursaran materias o temas y avanzaran de estados de menor conocimiento a estados de mayor conocimiento? Y si en lugar de pasar grados haciendo coincidir con el fin del año pasaran a otros conocimientos cuando sus posibilidades así lo indican?

En fin, no me extenderé en este asunto sólo quiero dejar planteada la posibilidad de pensar las cuestiones escolares desde otros lugares, de otros modos posibles. Sin duda con una escuela graduada de otro modo se eliminaría la idea de “repetir el grado” tal cual es ya archisabido para todos.

Ahora bien, volviendo a ubicarnos en la escuela que tenemos graduada tal como la conocemos, tenemos que reconocer que repetir el grado a veces no significa que el niño no sea inteligente o no pueda aprender o tenga problemas de aprendizaje. La mayoría de las situaciones de repitencia se relacionan con estos desencuentros en el vínculo niño – maestro – profesor – sistema educativo.

Las cuestiones de repitencia se transforman en cuestiones a veces personales entre niños y maestros con familia incluida. Lo frecuente es responsabilizar al niño y a la familia cuando éste no cumple con las expectativas que el sistema educativo tiene organizadas históricamente.

Entonces aparece lo que comúnmente se llama “problemas de aprendizaje” ¿Problemas del niño? ¿Problemas del vínculo entre maestro y alumnos? ¿Problemas de desencuentros entre el sistema y la familia con niño incluido? ¿Problemas porque el niño no se “somete” a los formatos de “ser alumno?”

En definitiva, desencuentros con el conocimiento, las informaciones, el saber, el aprender. Y este es el punto de mayor importancia en el que hay que centrar el problema, tanto como para pensar cambios que debería hacer el sistema educativo como para pensar en la particularidad del niño que “repite”.

Volver a cursar para aprender y saber más porque cuanto más sabemos más dominio, autoridad o influencia tenemos sobre las situaciones, las cosas y sobre nosotros mismos.

Volver a cursar para aprender bien, conocer en profundidad, hasta alcanzar la posibilidad de avanzar hacia otros conocimientos.

Desmalezar la situación de absurdas competencias con los compañeros que “pasan” de grado, de presiones sobre el niño o adolescente que se niega a avanzar y considerar cuales son las causas que le dificultan el caminar en el proceso de aprender. Sin duda la situación de la llamada “repitencia” es muy compleja y hay que analizar cada caso, cada situación.

Siempre hay que consultar cuando esto sucede, porque a esta altura, si algo podemos decir con cierta certeza es que la prevención en salud mental se plantea cuando algo del orden de la vida cotidiana no anda bien.

 

Licenciada Susana Passano

Psicopedagoga-Psicoanalista (Especialista en atención niños y adolescentes. Orientación a padres e instituciones educativas)

Consultorio en Belgrano Cabildo 1370 PB

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

TEL:  4786-3672 15 3624 4400

Imprimir Imprimir

Comentarios

[fbcomments width="450" count="off" num="3" countmsg="maravillosos comentarios!"]