El juego. Actividad fundamental en la vida de los niños

imagenes de niños jugando

La importancia del juego en la niñez. El juego es fundamental en la vida de los niños, es imposible pensar la infancia sin él.

Se trata de la actividad por excelencia a la hora de crear vínculos –incluso con la realidad–, de procesar actividades y de forjar la propia identidad como sujeto.

Es un medio creativo de expresión y de aprendizaje, es tomar contacto con el mundo interno del niño y el que lo rodea. Todo esto y mucho más encierra un momento lúdico, de ahí su importancia y presencia en el cotidiano de los chicos.

En cada proceso de juego los pequeños se van adaptando, desarrollando física, emocional y socialmente. Con sus juegos se insertan en el medio familiar y social, van entrelazando sus vidas con sus seres queridos. Es una
construcción en la que no hay reglas ni recetario de estímulos, los momentos más recordados son aquellos en los que jugamos por el placer mismo de jugar, sin pautas impuestas. Es una actividad voluntaria que está ligada al placer, es un encuentro sin exigencias.

Además, los adultos (padres y docentes) si observan a los pequeños jugar pueden obtener mucha información.

En el juego el niño se manifiesta, a través de las acciones lúdicas muestra sus afectos, los intereses y hasta
los conflictos que atraviesa. El ejemplo más típico es un chico que tiene que ir a una guardia, lo revisan y hasta pueden tener que pincharlo. El puede sentirse invadido, no entender qué pasa, por eso al otro día o al volver a la casa seguramente jugará al doctor y le dará vacunas a sus muñecos, con eso pone de manifiesto su estado de ánimo y repara la situación vivida de manera traumática.

En cada etapa el juego va cambiando, acompañando la maduración del infante.

Primero es un juego más sensorial y lo simbólico se va incorporando luego.

Por eso, cada período puede ser un indicador para saber cómo está el pequeño, si lo que hace coincide con lo esperable. Así, a los dos años tienen un juego más individual, mientras que a los 4 comienzan a socializar un poco y a los 5 ya comparten. Es importante aclarar que un chico puede jugar solo siempre que haya existido un adulto que le haya garantizado que pudiera hacerlo, de lo contrario no tendría modo de desarrollarlo.

Por supuesto, el juego también es útil ante situaciones adversas, tanto en lo que lleva a una dificultad del desarrollo como en contextos rudos. Así, es frecuente que alguien note que los chicos en situación de calle jueguen de manera aparentemente violenta, esto visto con una mirada ingenua, pero en realidad de esa manera se están creando lazos, se contienen y ayuda a establecer un orden de liderazgo y da fuerza, como aquellos chicos que saltan en una pierna en las plazas y la broma es tirarse pegándose.

Por todo esto, los adultos deben garantizar los momentos de juego, buscando que los niños minimicen sus horas frente a la televisión, evitando las agendas cargadas y las múltiples tareas dirigidas. Hay que fomentar que se
encuentren con el placer, pues será una sensación que los acompañará y guiará el resto de sus vidas.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Damián Calvo.  Presidente de Lekotek www.lekotek.org.ar

¿Quiere calificar esta publicación?

Imprimir Imprimir

Comentarios