Los niños son cristales

No provoques ansiedad en los niños con tus dudas y lamentos. Los niños son cristales muy finos y los hay de diversas formas. Unos resplandecientes, otros taciturnos. A ambos atención le debes porque son niños

Me gusta

El crepitar de la lluvia, el silbido del viento, llevándome a un mundo de magia y lamento. Me gusta el inmenso mar la brisa y sus olas que meciéndose en su lecho arrancan cánticos de

La estancia de mi padre

Mi padre me cubrió de besos cuando regresé del campo. Salí a cosechar fortunas en los trigales del tiempo. Mirándome, de pronto su exclamación me atrapa. ¡Nuestra hija, está bendita! Mi madre, con su venia

Cartas a mi Padre

El día que no le escribo a mi padre es como estar muerta. Es no sentir el torrente que corre por mis venas. Por eso, cada carta que le llega, me responde sin reproches, sin

Hija

Tu mirada no habla, tu mirada me inquieta. La luz viene del alma para que la abrigues en tu pecho. Hija, ¿qué pasó con la luz que llevas dentro, apagándola tan de golpe? ¿Recuerdas cuando

Hijos en hilera

¡Qué tiempos corren! llenos de olvido. Hay un jardín en calle Venecia lleno de lirios y madreselvas. Dicen que el agua escasea porque no ha llovido. Lluvia que los conjuros no dejan derramar la sabia

Hijos, caven la tierra

Hijos, caven la tierra en busca de raíces. El hombre sabio surca la tierra que le vio crecer. La Tierra, esa que soporta tu talla, la que te cobija y calma tu sed, ahí, debes

Festival del mundo

Te he invitado al festival del mundo y tu vida está bendita. Camina y sonríe topándose contigo. Respira ese aire tibio y estridente apreciando sus diferencias que de ellos, vivirás por siempre. El suelo que

Ironía

Si ves brillar mis ojos es por la casualidad de la risa que has provocado con tus dudas de un amor escondido. Si me miras y mis ojos brillan, es el resplandor de los tuyos

Regreso

Vendrás corriendo, saltando por montes y valles, a nuestro encuentro. Me encontrarás dormida, toda vestida de novia. Cuando a mi oído susurres tu regreso, amado mío, yo estaré dormida, plácidamente dormida. Tus caricias las sentiré

Una gota de agua

Esperando la lluvia una gota de agua inundó mi calle. Barriendo la planicie calle abajo, barrió todo. Esperé la lluvia asomando por instantes, un tibio sol nunca antes visto. Brillante, resplandeciente la iluminaba dándole aspecto

Amor suavecito

Sereno es el amor cuando se entrega con entusiasmo. Como mi madre lo hace suavecito para ver si estoy despierta. Quieto es el amor cuando, quedándome quietecita, viviendo el paraíso de las estrellas permiten pensar

El amor no duele

Deja amarte vida mía que el amor no duele. Deja que te abrace un instante que mis brazos flaquean. Deja sentir tu aliento que roce mi rostro, dejándole tibiecito. Amarte vida mía con este amor

Espacios

Los espacios que tengo se han llenado por dentro, porque llenarlos por fuera, nada engendran. ¡Cómo hacen fuerzas! para avanzar al primer puesto. Yo los detengo ¡esperen!, cada uno, a su tiempo. Hay espacios que

Uso de la A

Poesía sugerida para niños a partir de siete años. La abuela está arrugada Por los años que ha vivido Sus ojitos son dos luces Que han brillado con los años. Fin

1 8 9 10 11 12