Trabajar con Síndrome de Down – Día Mundial del Síndrome de Down

dia mundial del Síndrome de down

Imprimir Imprimir
¿Quiere calificar esta publicación?

Trabajar con Síndrome de Down – Día Mundial del Síndrome de Down

La OMS eligió el 21 de marzo como el Día Mundial del Síndrome de Down, por lo que alrededor de esa fecha se realizan actividades para crear conciencia sobre esta situación, y difundir las necesidades de quienes nacieron con esta discapacidad. Entre ellas, el poder trabajar.

“El trabajo es un instrumento importante para alcanzar la plena realización personal, sentirse útiles, tener reconocimiento por la tarea, lograr independencia económica y establecer nuevos vínculos sociales”, indica Roxana Dekleva, Coordinadora del Taller Laboral de la Fundación Río Pinturas (www.riopinturas.org.ar), una ONG especializada en el desarrollo máximo de las posibilidades de personas con discapacidad intelectual. “Partiendo de que no todas las personas con Down son iguales, y que las discapacidades más profundas deben ser tratadas de modo específico, las oportunidades de acceder a un empleo deberían ser parte de su vida diaria”, considera la experta.

Raul Lucero, Representante Legal de la Asociación Civil Granja Andar (www.granjaandar.org ), coincide plenamente. “La incorporación al trabajo de las personas con Down es el paso final hacia su participación plena en la vida de la comunidad. Darles esa oportunidad significa el reconocimiento de su valor social por parte de la familia y su aceptación en la comunidad; la posibilidad de hacer amigos, y establecer vínculos afectivos en el entorno laboral”, afirma.

Andar promueve la autonomía y participación comunitaria de personas con discapacidad mediante labores terapéuticas, emprendimientos productivos sustentables, actividades deportivas, talleres culturales, etc. Por su propuesta, Lucero fue nombrado Emprendedor Social de Ashoka (www.ashoka.org.ar), una organización mundial que apoya a emprendedores sociales con ideas creativas e innovadoras que permitan resolver problemas de la comunidad.

Vocación vs capacidades

¿Qué tipo de trabajos o tareas pueden realizar las personas que tienen Síndrome de Down?

Para la Lic. Marta L. Mendía, Directora del Área de Formación e Inclusión laboral de Fundación Discar (www.fundaciondiscar.org), “la persona con Síndrome de Down, como cualquier otra, puede realizar trabajos para los cuales tenga las competencias necesarias”. La especialista sostiene que en primer lugar, es importante conocer los intereses de la persona, respetar que pueda elegir en qué le gustaría trabajar y luego evaluar si reúne el perfil que requiere la posición. Y opina que si bien en ciertos aspectos los jóvenes con Down requieren mas apoyo, “la orientación vocacional-laboral es un puente entre la escuela y el trabajo, como para todos los adolescentes o jóvenes que transitan ese camino”.

Discar es una ONG que trabaja con personas con discapacidad intelectual para el desarrollo de sus capacidades, favoreciendo su inclusión social y/o laboral. Su fundadora, la bailarina y actriz Victoria Shocron, fue la primera argentina que formó parte de Ashoka.

Por su parte María Noelia Proto, Psicóloga de Río Pinturas, explica que quienes tienen Síndrome de Down “en general pueden desenvolverse mejor en tareas estructuradas, rutinarias y bien pautadas; esta suele ser una característica de su personalidad. Les pueden costar más los trabajos que impliquen espontaneidad y resolución de imprevistos”. Con esta salvedad, el tipo de trabajo que pueden realizar es muy amplio, coincide, y depende de las características, capacidades y gustos de cada uno.

“Desde Andar consideramos que todas las personas son capaces de desarrollar sus habilidades. Teniendo en cuenta su potencial y brindándoles oportunidades para desarrollarlo, el tiempo y la práctica les irán otorgando mayor seguridad y autonomía”, añade Lucero.

Entrenando

Según Proto la capacitación debe ser siempre individual, para respetar los tiempos de cada persona. Además, “todo lo perteneciente al plano simbólico y abstracto suele presentarles dificultades, por eso el material y los recursos que se empleen deben acercarse lo más posible a los utilizados en el trabajo real. Así podrán interiorizar lo aprendido más fácilmente”, dice. La psicóloga agrega que si bien las personas con Down no suelen tener inconvenientes para vincularse, “es fundamental que la relación con quien los capacite se base en el conocimiento, confianza y respeto mutuo”.

“Si bien requieren en general un tiempo de aprendizaje mayor a una persona que no tiene esa discapacidad, una vez adquirida esa destreza la desarrollan en forma repetitiva, prolija y con alto grado de eficiencia”, señala Jorge Cleres, Coordinador de RedACTIVOS (www.redactivos.org.ar) . Esta es una empresa social sin fines de lucro, iniciativa de “La Usina, el cambio en discapacidad” (www.lausina.org), cuya fundadora, Beatriz Pellizari, también es miembro de Ashoka.
Su misión es fomentar la autonomía social y económica de los trabajadores con discapacidad, y generar ingresos para los programas de La Usina.

Puedes seguir leyendo: Cuentos de Animales en EnCuentos

“Como institución, nosotros generamos trabajo para talleres protegidos en los que los trabajadores tienen alguna discapacidad intelectual, y hay una proporción importante con síndrome de Down”, dice Cleres. La capacitación se brinda a través de las escuelas de formación laboral.

Desde Discar apuntan a que la persona con Sindrome de Down asuma plenamente el rol de trabajador. “Buscamos darles una formación integral e individualizada, para una adecuada inclusión en el trabajo competitivo”, dice la Lic. Mendía. Otros objetivos son desarrollar conciencia respecto al significado del trabajo, favorecer la autodeterminación, descubrir sus motivaciones, intereses y prioridades con respecto al mercado laboral, y ayudarlos a tener conciencia de sus capacidades, sus aptitudes y sus limitaciones.

Las propuestas

RedACTIVOS está conectada con talleres de impresión serigráfica, costura, carpintería, cerámica, artesanías en general, trabajos manuales de ensamble, envasado o etiquetados de productos y cualquier actividad manual de acuerdo al grado de discapacidad de cada trabajador.

Por su parte, Andar desarrolla una serie de emprendimientos enfocados en la gastronomía. Cada proyecto incorpora en sus tareas a personas con discapacidad, quienes realizan labores en la Panadería “Pan de Esperanza”, en la producción y servicio del “Catering Delicias”, en la atención del buffet del Colegio Carlos Pellegrini de Buenos Aires y la participación en ferias gastronómicas.

También contempla oficios en el área terapéutica, administrativa y logística de la Organización. Otro rol importante de los jóvenes es el de educadores populares en la Granja Educativa, donde reciben a escuelas de la región.

“Dar a un joven con Down la oportunidad de trabajar, significa ofrecerle una formación previa que contemple las alternativas más adecuadas para sus capacidades”, señala Lucero. Y opina que “la mejor metodología es aprender haciendo, cocinando, sembrando, pintando, comunicando, construyendo conocimiento desde su propia experiencia. Al proporcionarles un puesto para el cual han sido preparados, son capaces de adaptarse y se muestran cada vez más capaces de realizar tareas complejas”.

Por su parte, en Discar la formación previa al ingreso al trabajo se realiza a lo largo de un año. Los jóvenes asisten a una capacitación grupal, pero cada alumno recibe también apoyo individual para el descubrimiento de sus propias competencias y reconocimiento de sus cualidades y limitaciones, del mundo del trabajo, de la búsqueda de empleo y a la accesibilidad a diferentes contextos.

La propuesta de Río Pinturas apunta a que incorporen responsabilidad, vínculos con compañeros o profesionales a cargo, respeto, cuidado del espacio de trabajo, etc.

En estos talleres los participantes deben seguir ciertas normas de trabajo: horarios de entrada y salida, puntualidad, buena apariencia personal, etc. Luego, lo elaborado se vende por Internet, en ferias artesanales y en comercios de la zona.

“Queremos que nuestros productos salgan al mercado de manera competitiva, y no que los compren porque los hacen personas con discapacidad intelectual, sino porque son lindos y están a un precio accesible”, dice Rosario Arbeleche, Directora Ejecutiva de Río Pinturas. La entidad hoy tiene 3 propuestas en marcha: el taller de bijou (donde realizan aros, collares, colgantes, pulseras, llaveros, etc.); el taller “gourmet” (donde hacen mermeladas orgánicas y muffins) y el taller de “cosas para la casa”, donde producen sales de baño y jabones líquidos, y posafuentes y bandejas hechos con fibrofácil y fragmentos de venecitas.

Algo de estímulo

Las empresas que contratan personal con alguna discapacidad cuentan con algunos beneficios económicos e impositivos. Por ejemplo, según la Ley N° 22.431 los empleadores que contraten trabajadores discapacitados por tiempo indeterminado gozarán de la exención del 50% de las contribuciones patronales por un año. Y la Ley N° 24.013 dispone un descuento del 50% en las contribuciones patronales por la contratación de grupos laborales. Así mismo, el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social prevé el lanzamiento del “Programa de Inserción Laboral de Trabajadores con Discapacidad”, para promover la inserción laboral de trabajadores con discapacidad en el sector privado.

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Maria Cristina Zaragoza, Presidenta de Río Pinturas, opina que salvo en empresas muy pequeñas que no tengan asesoramiento, las que deseen contratar a un discapacitado están al tanto del tema. “Pero creo que además del desconocimiento del tema, los beneficios no son lo suficientemente óptimos desde el punto de vista económico como para estimular la inclusión del discapacitado”, dice.
Y la Lic. Mendía, de Discar, agrega: “A esto se suman los prejuicios y estigmas que representa la discapacidad, para una sociedad que desconoce el valor de la diversidad. Creemos que la empresa tiene que estar convencida que estas personas pueden y tienen el derecho de trabajar. Si luego pueden hacer uso de este beneficio, mejor”.

Imprimir Imprimir