¿Sabías que los trastornos alimentarios son familiares?


Imprimir Imprimir

La familia debe ser un sistema ordenado si quiere ser justo.

El orden significa la existencia de jerarquías que deben ser respetadas en un clima de amor y sana convivencia.

Hay que prestigiar las funciones parentales, revalorizar su autoridad y toma de decisiones.

En la familia los hijos aprenden a obedecer para luego poder mandar en los ámbitos donde les toque participar. Si fueron criados con amor, amarán a sus hijos.

La buena comunicación entre los integrantes de la familia es fundamental. El respeto, el saber escuchar y el expresar con claridad las ideas y opiniones forman parte del ejercicio diario que debemos practicar.

Todo padre debe ejercer en plenitud el derecho y el deber de educar a sus hijos.

El rol que cada uno ocupa en la familia debe estar claramente definido.

Para interactuar convenientemente deben respetarse reglas básicas de convivencia.

Si la paz y la alegría están presentes, todo resulta armonioso y grato.

Las reglas de convivencia

Los padres tienen la noble tarea de educar a sus hijos. Para ello, además de defender los valores tradicionales es necesario tener pocas reglas, claras y sencillas.

Partimos del principio básico de honrar y respetar a los padres. Se debe tener una idea abarcativa de Dios, del bien y de justicia. El amor debe acompañar todos los actos de la vida.

En este contexto es necesario tener en cuenta lo siguiente:

– Los adultos deben actuar con honestidad para que no haya desdoblamiento en el decir y el hacer.
– Que haya unidad de criterio entre los padres cuando se trata de aplicar las reglas.
– La disciplina es necesaria para lograr capacidad de adaptación, internalizar esquemas y educar el carácter.
– Mejorar la comunicación mediante la negociación de conflictos, ubicando el problema en su justo lugar.
– Debemos aprender a escuchar, comprender y perdonar.

Los roles

No debe existir enfrentamiento entre el rol paterno y materno, son funciones complementarias basadas en el respeto y el amor mutuo.

La madre tiene una función privilegiada como dadora de vida y proveedora del lenguaje.

El padre está biológicamente preparado para proteger a su familia.

Los hijos deben ver que existe una alianza indestructible ente los padres en cuanto a los principios que sustentan la convivencia y los proyectos de futuro por los cuales luchan.

En los casos de padres separados o familias incompletas, deben reforzarse algunos roles. Los padres separados, ante la enfermedad de sus hijos, deben unir criterios para enfrentar el problema y actuar en concordancia para no perturbar a sus hijos. El amor a los hijos debe prevalecer sobre cualquier diferencia que exista entre los padres.

Como padres debemos realizar acciones que implican sacrificios o renuncias, pero siempre están guiadas por el amor.

Esto forma parte de un accionar que tiene como objetivo educar según los principios que elegimos, defendemos y practicamos.

Luchamos por mantener la familia unida, aprendemos a querer a nuestros hijos sin egoísmos. No vivamos la vida por ellos.

Tengamos nuestras propias metas, nuestros propios intereses y proyectos individuales.

Fomentemos la autonomía de nuestros hijos y su independencia, que sean seguros de sí mismos, buenas personas.

Respetemos a nuestros mayores. La cultura que se vuelve en contra de los padres y de los viejos está condenada a la destrucción.

Defendamos estas verdades que son atemporales. Su existencia protege la vida, implica orden y jerarquización y nos da la exacta medida de nuestro “estar en el mundo”.

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Por Dra. Mabel Bello, directora médica de ALUBA (Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia)

Imprimir Imprimir