Diagnóstico de cáncer, contención multidisciplinaria



Extracto del libro “Cáncer infantil. Diagnóstico y tratamiento”, de Lic. Silvia Appel, Directora Ejecutiva de la Fundación Flexer (www.fundacionflexer.org).

Brindarle el mejor cuidado al paciente significa no sólo tratar la enfermedad, sino también suavizar los efectos colaterales así como también todas las dificultades físicas y emocionales. Esto requiere un enfoque de equipo entre el cirujano, los médicos que planearán la radiación y la quimioterapia, las enfermeras, asistentes sociales, psicólogos y otros profesionales de la salud.

Las enfermeras suelen brindar apoyo afectivo y pueden enseñarles al niño y a otros miembros de la familia lo que se debe hacer en el cuidado hogareño.

Las nutricionistas pueden planear una dieta especial para satisfacer las necesidades de nutrición del niño durante y después del tratamiento.

Los kinesiólogos pueden ayudar al niño que presenta dificultades motrices en la recuperación de sus habilidades.

Los psicólogos pueden ayudar al paciente y a sus familiares a sobrellevar mejor la enfermedad y los efectos del tratamiento.

Los padres y los hermanos del paciente pueden encontrar ayuda en grupos de apoyo emocional; junto a otros que comparten sus mismos sentimientos.

Los maestros cumplen un rol importante en la vida de un niño con cáncer. A pesar de tener una enfermedad grave tiene las mismas necesidades educativas que sus pares. Seguir aprendiendo le permite al niño mantenerse conectado con una vida normal y le refuerza la esperanza de sentirse bien y de curarse.

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

0Shares


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *