Día del Padre: Hombres… padres… nuevos modelos


Imprimir Imprimir
¿Quiere calificar esta publicación?

Hombres…padres… nuevos modelos

 

Se suele hablar de todas las incidencias que la llegada de un hijo tiene en las emociones de la madre y bastante poco de lo que a los hombres respecta.

Tanto unos como otros están construyendo sus propios estilos de ser padres y en ese recorrido transitan dudas, inquietudes, contradicciones con modelos antiguos y actuales sumados a los rasgos más singulares, más propios.

Las mujeres reciben mucha información acerca de lo que de ellas se espera en relación a los modelos conocidos.

En el caso de los hombres, los modelos culturales también los afectan aún cuando ya no son actuales o no están de acuerdo con sus premisas. Para ellos la brújula será “llevar el pan a la familia”. Es por ello que a partir del momento en que se planifica la llegada de un integrante más, se genera en los hombres la tensión por aumentar sus ingresos o agrandar la casa, u otro objetivo económico material del cual se supone es el responsable.

Pero qué sucede cuando por diferentes razones, en la dinámica familiar es el hombre quien queda a cargo de lo doméstico y la mujer sale a trabajar…

En los últimos tiempos estos modelos tan paradigmáticos han cambiado. La gran participación activa de los hombres tanto en el acompañamiento en el embarazo como en la crianza de los niños en sí misma, trajo aparejado nuevas modalidades de paternidad más comprometidas, más activas y con nuevos roles que asumir.

Puedes seguir leyendo: Cuentos de Animales en EnCuentos

En esta época los hombres acompañan a sus mujeres a las consultas obstétricas, a las ecografías, presencian el parto, cambian pañales y comparten las decisiones y el día a día que la crianza supone.

A partir de allí el mundo doméstico les ha abierto sus puertas, incluyéndolos en lo que antes era el mundo netamente femenino.

Estos cambios favorecen otro vínculo entre padres e hijos más cercanos. No es sólo la mujer quien apura su paso para llegar a casa lo antes posible porque extraña a su bebé. Esto no sorprende en estos días si es dicho por un padre reciente tal como sucede con las mujeres.

Por ello no es poco frecuente que estos roles sean repartidos de una manera diferente a la tradicional y se conviva con ello de una manera más naturalizada y sin consecuencias sobre la masculinidad. Hoy en día esto es vivido como algo circunstancial sin consecuencias desfavorecedoras sobre los niños ya que hombres y mujeres- padres y madres no tiene en la actualidad roles antagónicos, sino complementarios.

Es esperable entonces que cada pareja resuelva de qué manera complementarse, intentando juntos articular sus estilos, necesidades, rasgos más profundos para lograr una dinámica y modalidad familiar, un proyecto en común. Ésta puede ser una etapa de mucho crecimiento si hay dos personas atentas, dispuestas a registrar realmente lo que sucede, con posibilidad de diálogo sincero y humilde en relación a las necesidades de cada uno, en combinación con las demandas que el bebé manifiesta.

A decir verdad se trata de la búsqueda por parte del hombre de un lugar que le cuesta identificar, encontrar y definir dentro de la casa y es que en el momento actual presenciamos un cambio de modelo con la dificultad de no contar con referentes.

La sugerencia a tener presente es que el padre no tiene que maternar, tiene que proponerse sostener a la madre en su rol y cumplir su función paterna aún con estas nuevas maneras de hacerlo.

Teniendo presentes todas estas cuestiones, seguramente podremos encontrar en la familia las respuestas a la propia historia, a lo singular de cada una.

Por Lic Marisa Russomando, Psicóloga especialista en Maternidad, Paternidad y Crianza (MN) 23189, Directora espacio La Cigüeña

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

www.marisarussomando.com.ar

Imprimir Imprimir