¿Cuál es la importancia de compartir momentos al aire libre?


Imprimir Imprimir

La importancia de estar al aire libre.

Las ciudades, poco a poco, nos fueron alejando de la naturaleza, y los espacios verdes se fueron reduciendo. Incluso, los niños pasan la mayor parte del tiempo entre el cemento, jugando en espacios cerrados, con materiales duros, artificiales y tecnología.

Esto, en algunos casos, potencia las características individualistas y de introversión de los pequeños a los que les cuesta socializar e interactuar con el entorno.

Sin embargo, hay muchos otros espacios por explorar, por conocer y que presentan numerosas oportunidades para sorprenderse. Somos los adultos quienes debemos acercarlos, mostrarles que hay otras formas de jugar, de divertirse y de conectarse. Una de esas es fomentar el contacto con ambientes que le proporcionen otras posibilidades de juego. Esto se da cuando hacen deportes, en actividades culturales en espacios abiertos, en viajes, salidas con amigos, campamentos y más.

A veces no es necesario planificar grandes viajes o muchos días de campamento. Si se observa bien seguro hay cerca de la vivienda (o incluso en ella) un espacio donde entrar en relación con la Tierra. Por ejemplo, se puede visitar la plaza, un parque, salir al jardín, ir al zoológico, una granja, tener un día de campo o pasear por el río. En cuanto a actividades, las posibilidades son infinitas y sencillas. ¿Quién no se divierte andando en bicicleta, patinando o remontando un barrilete?¿Acaso los niños no se sienten importantes cuando trepan un árbol o bajan rodando por una pequeña subida? Si un bebé es sentado sobre el paso (con o sin mantita) verán cómo cada uno de los elementos le llama la atención.

La naturaleza es una gran fuente de desafíos y sorpresas, en ella los niños son curiosos, preguntan, se asombran, reflexionan, sacan conclusiones y se interesan por conversar acerca de lo vivido con sus pares y adultos. Incluso, muchas veces hay que enfrentarse a miedos, y eso es bueno, pues los pone de cara con sus límites y obliga a sus padres a orientarlos, a cuidarlos y alentarlos a ir un poco más allá.

Por Vanina Figule, Directora de Métodos Educativos de la Asociación Scouts de Argentina

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

(www.scouts.org.ar).

Imprimir Imprimir