Cómo descubrir la Bulimia o la Anorexia


Cómo descubrir la Bulimia o la Anorexia

Cómo descubrir la Bulimia o la Anorexia. Trastornos de la alimentación.

Nuestro conejo ha sido claro y lo repetiremos toda vez que sea necesario: “consultemos con un especialista”.

Este es, sin duda, el camino más seguro. Pero ¿qué es lo que debemos observar para descubrir la enfermedad?

Para facilitar la tarea describiremos el perfil del paciente anoréxico y bulímico, los signos físicos y clínicos, las actitudes frente a la comida, la conducta social, aspectos de la personalidad y otras características.

El perfil del paciente anoréxico

Observemos con atención:

• Falta conciencia de la enfermedad.
• Miedo intenso a la obesidad.
• Distorsión del esquema corporal (se ven gordos a pesar de tener bajo peso).
• Rechazo a mantener el peso a nivel normal.
• Caída del cabello.
• Amenorrea – piel seca.
• Hipotensión – Hipotermia.
• Cortan los alimentos en trozos pequeños.
• Comen lentamente.
• Mastican largo rato antes de tragar.
• Prefieren pequeñas porciones.
• Tiran, escupen o esconden la comida.
• Pueden consumir anorexígenos, laxantes y/o diuréticos.
• Cuentan las calorías.
• Tienen rituales con la comida.
• Realizan hiperactividad para bajar de peso.
• Se aíslan socialmente.
• El carácter se vuelve irritable.
• Existe depresión en el 40 ó 45% de los casos.
• Tienen conductas obsesivas.
• Autoexigencia.
• Rechazo a la sexualidad.
• Pueden darse atracones.
• Usan ropa suelta (se tapan el cuerpo).

No olvidemos la importancia de la detección temprana.

El perfil del paciente bulímico

Observemos con atención:

• Episodios recurrentes de voracidad.
• Conciencia de que el patrón alimentario es anormal.
• Sentimiento de no poder para la ingesta.
• Oscilaciones significativas de peso.
• Deterioro o pérdida de piezas dentarias en vomitadores.
• Alternan con ciclos restrictivos.
• Tienen conductas compensatorias como: escupir, abuso de laxantes, abuso de líquidos para compensar el hambre o provocar el vómito.
• Ayuno.
• Hiperactividad.
• Cortan los alimentos en trozos grandes.
• Apenas mastican o tragan sin masticar.
• Prefieren grandes porciones.
• Son mayormente abúlicos.
• Engrosamiento glandular (parótida) en vomitadores.
• El carácter se vuelve irritable.
• Se sienten culpables.
• Comen a escondidas.
• Roban para comprar comida.
• Obsesión por la silueta y el peso.
• Oscilan entre la autoexigencia y el abandono.
• Oscilan entre la euforia y la depresión.
• Suelen abandonar todo lo que emprenden.

No olvidemos la importancia de la detección temprana.

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Por Dra. Mabel Bello (Matrícula: 36.440.), Directora Médica de ALUBA (www.aluba.org.ar) y ABINT (Centro de atención integral de Anorexia Nerviosa y Bulimia)



Comentarios