Dudas frecuentes sobre la Lactancia Materna. Liga de la Leche




En este artículo algunas dudas frecuentes que todas las madres y padres tienen sobre la lactancia materna. La Liga de la Leche nos responde, una por una, las diferentes dudas sobre la lactancia materna.

Dudas sobre la lactancia materna - Liga de la leche

Algunas dudas sobre la Lactancia Materna

A continuación, un listado de algunas dudas sobre lactancia materna que suelen tener, en especial quienes son padres por primera vez.

¿Amamantar es un derecho o una obligación?

Amamantar es un derecho de la mamá, y también del bebé.

Un derecho recuperado por las mujeres después de muchos siglos en que les fuera negado, desde que se instituyó el nodrizaje como una forma de trabajo esclavo en el año 2000 AC, hasta el estallido de las leches artificiales después de la Segunda Guerra Mundial.

La recuperación de la cultura del amamantamiento es el fruto de una larga lucha femenina.

La leche materna es el alimento diseñado por la naturaleza para nuestros bebés, y ya existe suficiente evidencia científica sobre los riesgos y desventajas de la alimentación artificial (leche de fórmula).

Aunque tengas dudas sobre la lactancia materna, las madres que reciben buena información antes de empezar a amamantar, y que comparten sus experiencias y reciben apoyo afectivo, tienen muchas mayores probabilidades de lograr una lactancia exitosa.

Reconocemos el derecho a decidir no amamantar, pero la enorme mayoría de las mujeres que no amamantan no lo hacen porque lo hayan decidido previa y conscientemente, sino que no lo hacen como consecuencia de no haber recibido apoyo e información suficiente cuando lo necesitaron.

¿Todas las mujeres pueden amamantar?

Casi la totalidad de las madres pueden amamantar, son ínfimos los motivos de índole médico que lo impiden. Si se tiene dudas sobre poder o no amamantar, siempre es conveniente consultar con su médico.

Durante los primeros tiempos muchas mujeres pueden sentirse solas y desorientadas. Es cuando más necesitan compartir sus cambios con otras mujeres que viven la misma experiencia, de forma de poder elaborar en conjunto las novedades que traen la lactancia y la crianza de un bebé. A falta de modelos culturales, si tienen dificultades y no cuentan con apoyo e información en ese período, les resulta difícil resolverlas.

Cuantas más veces por día mama un bebé, más leche produce la mamá. Si el bebé succiona eficazmente, y no se interfiere con horarios, chupetes, mamaderas y leche artificial, la leche fluye y el bebé se alimenta y se calma en la teta.

¿Hasta qué edad se puede amamantar?

La Organización Mundial de la Salud recomienda amamantar hasta los dos años o más. Destetar es una decisión muy íntima y particular de cada familia.

Como la teta no es sólo alimento, es calma, contacto y consuelo, todo esto debe ser tenido en cuenta a la hora de decidir dejar de darle el pecho.

El proceso de destete comienza cuando el bebé prueba su primer comida sólida, y si nos dejamos guiar por su proceso madurativo, terminará el día que no tenga más necesidad e interés por la teta.

¿Hay alguna relación entre el apego y la lactancia?

Consultas frecuentes sobre lactancia materna

Amamantar es la forma más natural y efectiva de comprender y satisfacer las necesidades del niño. La lactancia materna se inscribe dentro de la crianza del apego, basada en el respeto de las necesidades de los niños.

En ese contexto la Liga de La Leche sostiene el amamantamiento a libre demanda, el destete natural, el colecho como opción, y la no intervención en el patrón de sueño de los bebés y niños pequeños.

¿Cómo se articula la libre demanda con el tema de los límites?

Para pensar sobre los límites resulta útil reemplazar esa palabra por contención. Nos ayuda a entender que los niños necesitan ser abrazados, tenidos en cuenta, considerados, respetados.

Quien recibe el cuidado amoroso de sus padres, incorpora el mecanismo por el cual la angustia se puede resolver, y cuando crece puede elaborar sus conflictos con sus propias herramientas. Quien fue respetado y cuidado, crece respetuoso y cuidadoso.

Luego cada familia tendrá sus reglas de convivencia, que se irán revisando y resignificando a medida que los niños vayan creciendo.

¿Cuál es la diferencia entre un capricho y una necesidad?

Un bebé recién nacido es pura necesidad.

Cuando pide atención no calcula, ni especula, ni tiene intenciones ocultas.

Nosotros, sus padres, somos los únicos indicados para resolver todas sus necesidades de nutrición física y emocional. A medida que crece cambian las necesidades.

Nuestros hijos nos piden que estemos presentes, que los abracemos, que los miremos. Cuando eso no ocurre, aparecen los caprichos, los pedidos desmedidos, las reacciones agresivas y los síntomas.

¿Por qué de repente mi bebé quiere tomar el pecho todo el día?

Hay muchas razones por las cuales un bebé aumenta la frecuencia de sus tomas.

Es normal que los bebés pidan el pecho a cada rato, los bebés no tienen un horario regular para comer como los adultos. O puede ser que esté pasando por un período de crecimiento (llamados «estirones» o » días de frecuencia») donde el incremento en el tiempo al pecho estará estimulando una mayor producción de leche.

En algunas ocasiones el incremento en el tiempo al pecho puede marcar el principio de una enfermedad. El mamar más a menudo puede darle al niño protección valiosa en contra de diversas enfermedades ya que el bebé estará recibiendo más anticuerpos e inmunidad durante su tiempo al pecho.

A veces el incremento tiene que ver con una reacción que el bebé tenga a alguna cosa que usted haya ingerido que le molestó al bebé. Si su bebé tiene síntomas de alergias, o si usted ha notado que el patrón de tomas de su bebé cambia cuando usted consume ciertos alimentos, puede ser que necesite averiguar más acerca de las alergias y sensibilidades alimentarias.

La lactancia según la etapa de crecimiento

Si su bebé tiene 3 semanas, 6 semanas, 3 meses o 6 meses, está probablemente pasando por un período de crecimiento. El tiempo extra que el bebé pasa al pecho asegura que la provisión de leche se incremente para poder satisfacer las necesidades del niño durante la siguiente etapa de crecimiento.

Además de los períodos de crecimiento que se mencionaron anteriormente, los cuales son la principal razón de los «días de mayor frecuencia al pecho», algunos bebés aumentan el tiempo que pasan al pecho por otras razones. ¿Hay cambios grandes dentro de su vida familiar como por ejemplo, se están mudando de casa, se van de vacaciones o tienen visitas? ¿Ha estado usted separada del niño más de lo acostumbrado? ¿Estarán brotándole los dientes al niño, o se sentirá enfermo?

A menudo cambios en la rutina o nuevas etapas de desarrollo pueden ser la causa de un aumento en el deseo de mamar del niño ya que busca consuelo.

Durante aquellos días en los cuales usted siente que no ha hecho nada, no se le olvide darse crédito por lo que ha logrado – ¡satisfacer las necesidades de su hijo!

¿Necesita mi bebé tener un horario fijo?

Antes de que tu bebé naciera era fácil predecir cómo iba a ser tu día. Ahora que alguien nuevo y único ha entrado en tu vida, todo ha cambiado, incluyendo el cómo transcurre tu día.

Es muy posible que el ritmo de tu bebé sea muy diferente a lo que esperabas antes de que él naciera. Tal vez no te has dado cuenta que debido a las diferencias de cada uno, los bebés sanos que son alimentados con pecho todo el tiempo, pueden mamar cada hora o bien cada cuatro horas, ambos casos son muy frecuentes y en ambas circunstancias crecen bien.

Los patrones diarios de alimentación con pecho, varían de bebé a bebé y de un día al otro. La vida con un recién nacido puede ser muy impredecible. Tener herramientas para arreglárselas con los desafíos de tener un recién nacido en casa, puede ayudar a hacer esta etapa menos estresante.

Ideas sobre los horarios para dar de mamar al bebé

Aquí hay algunas ideas para varias situaciones que te pueden ser útiles.

  • Si amigos bien intencionados o familiares te presionan diciendo que tienes que «ponerle un horario a ese bebé», piensa si realmente ese horario satisface las necesidades de tu bebé o los deseos de otros adultos.
  • Más allá de los amigos bien intencionados o de los familiares, algunos métodos de crianza para padres sugieren un horario muy rígido para bebés menores de un año.

Como se menciona más abajo, restringir el tiempo que el bebé pasa en el pecho, así como extender el tiempo entre las tomas de leche, puede ocasionarle problemas de salud a tu bebé. Muchas mamás se sorprenden de la rapidez y la facilidad con la que se digiere la leche humana (normalmente dentro de 90 minutos desde la última toma).

En lugar de observar el reloj, se recomienda a las madres estar pendientes de las señales de su bebé cuando esté hambriento, tales como el reflejo de «búsqueda», chuparse o morderse las manos o dedos, o el llanto. De acuerdo a la Academia Americana de Pediatría, el llanto es una señal muy tardía de que tu bebé tiene hambre.

Dar de mamar cada dos o tres horas

Los bebés saludables necesitan mamar cada dos o tres horas durante un periodo de 24 horas. Esto equivale a 10 ó 12 tomas cada 24 horas.

Tu recién nacido no debe pasar más de tres horas entre cada toma por dos razones muy importantes:

  1. El recién nacido necesita alimentación continua para tener una nutrición adecuada y permanecer hidratado.
  2. La alimentación frecuente asegura que tus pechos estarán estimulados lo suficiente para producir la leche necesaria.

En las primeras semanas, tu bebé necesita alimentarse de 10 a 12 veces al día. La alimentación de tu bebé va a ser más espaciada conforme vaya creciendo y su estómago se vuelva más grande.

Cualquier horario que evite que un bebé de seis semanas o menor amamante por lo menos cada dos o tres horas (o con mayor frecuencia durante períodos de crecimiento acelerado) tiene el potencial de causar problemas de bajo peso para el bebé.

Investigaciones muestran que restringir la cantidad de tiempo en un pecho y extender el tiempo entre tomas, puede reducir no sólo la producción de leche, sino también la grasa de la leche. Por lo tanto, para tener un bebé saludable que crezca adecuadamente, dale pecho a libre demanda.

Si te preocupa qué tan seguido se alimenta tu bebé o que tu bebé parece no tener un horario, contacta a una Líder de la Liga de la Leche.

¿Es bueno darle el Calostro al bebé?

¿Es bueno darle el Calostro al bebé?

En muchos países las madres creen que el calostro, esa primera leche que produce una madre cuando su hijo nace, es inadecuada para el bebé.

Hay la creencia de que es mala, que no alimenta y hasta que hace daño al bebé; que es un “líquido” que se debe desechar. Nada más alejado de la realidad.

El calostro contiene células vivas, circunstancia que lo hace muy parecido en su composición a la sangre. Por ejemplo, contiene linfocitos que protegen al bebé contra muchas bacterias y virus.

Es rico en inmunoglobulinas: cada litro de calostro contiene 12 gramos de IgA, que protegen al bebé especialmente de problemas intestinales y que a medida que el bebé crece, va disminuyendo en cantidad.

Estos anticuerpos protegen al bebé contra virus y bacterias sin que él tenga que gastar energía para hacerlo, dedicando todos sus esfuerzos a crecer.

Lactoferrina, que tiene la capacidad de matar las bacterias, lactalbúmina, lisozymas, carbohidratos, lípidos, citokinas, nucleótoidos, factores de crecimiento, vitaminas, minerales y otros componentes que suman más de 60, de los cuales 30 solo se encuentran en la leche materna, la componen; se interrelacionan unos con otros para ayudar al bebé a fortalecerse y a responder a las agresiones del medio ambiente.

Consejos sobre cómo dar el Calostro

Por eso, los primeros días:

  • Amamante con frecuencia y lo más pronto posible después de que el bebé nace.
  • Si no es posible amamantar al bebé en las primeras horas, trate de extraer con la mano o con un extractor eléctrico unas gotas de calostro mientras el bebé puede amamantar por sí mismo.
  • Tome suficiente líquido, el que sea necesario para quitarle la sed. Ingiera comidas nutritivas.
  • Duerma al menos una siesta durante el día.
  • Deje que el bebé coma cada vez que desee, sin imponerle un horario. Los bebés comen cuando lo necesitan.
  • Si el bebé amamanta cada vez que desea, toma el calostro, esa primera leche con mucha proteína, y poca grasa y carbohidratos. Es todo lo que él necesita durante los primeros días.
  • No se asuste si siente que tiene poco calostro. Es lo normal. El calostro se produce en muy pequeñas cantidades, entre 1 y casi 3 cucharaditas al día. Esa cantidad de calostro es todo lo que el bebé necesita.
  • Alojar al bebé en el mismo cuarto de la madre, desde el hospital, permite que ella perciba con rapidez sus señales de hambre sin dejarlo llorar.
  • Muchos bebés recién nacidos piden comer con frecuencia, y demoran muy poco en el seno. Podríamos decir que, a la vez que el bebé toma el calostro, se está entrenando para la succión más adelante y está indicando al seno sus necesidades de alimento.
  • Rodéese de personas que la apoyen y la animen. La mejor ayuda que usted puede encontrar es para ayudarla con el oficio del hogar y la atención de los demás miembros de la familia.
  • Las visitas los primeros días pueden llegar a ser agobiantes para muchas madres. Limitarlas unos días conviene al descanso de la madre y propicia el conocimiento de la nueva pareja.

¿Cuáles son los beneficios del amamantamiento para el bebé, la madre y el padre?

La leche materna es el alimento diseñado por la naturaleza para nuestros bebés. Contiene todos los nutrientes en calidad y cantidad necesarios para cada etapa del bebé. Durante la lactancia, las mamás les transmiten anticuerpos a sus bebés a través de la leche materna.

Ninguna otra leche ni ningún otro alimento contienen anticuerpos. La teta es mucho más que el mejor alimento: es placer, contacto, consuelo y comunicación. Un bebé que es puesto al pecho de su madre a los pocos minutos de nacer, además del valioso calostro, que es una múltiple «vacuna» natural, recibe una cálida corriente de amor, una espontánea sensación de paz y seguridad similar a la que ha vivido dentro del vientre.

Es una manera dulce, bella y saludable de darle la bienvenida a este mundo. Durante los primeros meses, el bebé necesita varias de las condiciones que le ayudaron a crecer dentro del útero. Una de ellas es estar muy cerca de su madre, sentir la seguridad de su presencia, el calor de su piel, escuchar los latidos de su corazón, y el timbre de su voz. Al estar en los brazos de su madre, alimentándose con su leche, recibe esto y mucho más.

Amamantar al bebé es gozoso para la madre

El acto mismo de amamantar es gozoso para la madre, quien a su vez reafirma su capacidad para cuidar a su bebé. Se consumen calorías al producir leche, por lo que dar el pecho ayuda a muchas madres a bajar de peso más fácilmente. Al amamantar la mujer produce una hormona que contribuye a la reducción del útero para que éste vuelva a su lugar y tamaño originales de forma más rápida. Otra hormona funciona como un tranquilizante natural, llenando a la madre de un sentimiento de calma y bienestar cuando amamanta. Al dar el pecho la madre se ahorra tiempo y energía que se ocuparía preparando, lavando y esterilizando mamaderas.

Además la lactancia reduce la probabilidad de desarrollar cáncer de mama y de ovario (ver listado de estudios científicos en l pág. 390 de “Un regalo para toda la vida”, del Dr. Carlos González) Con respecto al papá, la relación especial de éste con su hijo es un elemento importante en el desarrollo del niño desde su primera infancia.

El rol del padre como sostén emocional de la madre es fundamental a lo largo de la lactancia. Durante el puerperio el padre mantiene el vínculo con el mundo exterior, además de colaborar en aquellas tareas en las que la mamá es reemplazable, como bañar al bebé, acunarlo, ocuparse de los hermanos mayores, y otras tareas del hogar.

¿Más dudas sobre la lactancia materna?

Si tienes más dudas sobre la lactancia materna, no estás sola. Acercate.

La Liga de la Leche nos responde, una por una, las diferentes dudas sobre la lactancia materna.

Liga de La Leche: información y apoyo en lactancia materna.
www.ligadelaleche.org.ar ([email protected])

Por favor, ¡Comparte!

0Shares


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *