Saltar al contenido

¿ Cómo se convierte en mariposa una oruga ? Preguntas difíciles, repuestas fáciles.

La oruga es la hijita de una mariposa y se desarrolla en tres etapas: el huevo, la oruga y la crisálida. La madre deposita su huevito en la hoja que más le gusta. Pronto, la minúscula oruga empieza a masticar su caparazón y va comiendo la hoja, proseguir con otra hija que tiene al lado. La oruga es muy comilona.

Poco a poco va engordando. La antigua piel que la recubría le va quedando chica y se ve obligada a quitársela, meneándose de un lado a otro. Poco a poco se le va formando una nueva piel debajo de la anterior. Este proceso se llama muda la piel. Durante su infancia, la mariposa muda la piel cuatro o cinco veces.

En ocasiones cambia de color y de manchas después de cada muda. Pero sigue conservando sus patas reales y todas las suaves patitas de su infancia, a fin de sostener su larga espalda.

De pronto, un día pierde su apetito y abandona la hoja. Empieza a recorrer hacia arriba y hacia abajo los tronquitos y tallos en busca de algún lugar seguro para convertirse en crisálida; esta será su última muda. Nace una nueva piel y una nueva forma, que se parecerá a una ramita o a un trozo de corteza. Permanece un largo tiempo en ese estado de crisálida.

Entonces, una mañana cálida…. ¡pop!...la crisálida se rompe y surge una espléndida mariposa. Al principio tienen las alas mojadas y arrugadas. Pero pronto se le secan y sale revoloteando en dirección al sol, en busca de otra mariposa. Más huevos, más orugas, más crisálidas…. el ciclo no se interrumpe nunca.

Califica esta entrada

Por favor, ¡Comparte!



Por favor, deja algunos comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe nuevo contenido en tu E-mail

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir nuestro nuevo contenido en su casilla de e-mail.



Descubre más desde EnCuentos

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo