La palabra que salva

Como ayudar a un alcohólico

La palabra que salva es un artículo para saber como ayudar a un alcohólico escrito por Susana Solanes sugerido para jóvenes y adultos.

Que las palabras sirven para la comunicación, es algo que está bastante claro. Pero, ¿qué sucede cuando los silencios nos envuelven con sus tramas rígidas y asfixiantes?

Los especialistas establecen como una de las causas de la adicción al alcohol, las dificultades de los sujetos para expresarse y establecer lazos afectivos sólidos y permanentes. La droga entonces, opera como desinhibidor, como un portapalabras que le permite tomar contacto con otra persona. En definitiva, instalarse como alguien a partir de la visualización que hace el otro de ella. En el momento en que no ingiere el tóxico, no es, desaparece socialmente y queda aislada. Por eso es tan importante la palabra para la recuperación de estos enfermos.

Cuando en 1935, Bill W., agente de Bolsa y Bob S., cirujano, ambos alcohólicos desahuciados, se encontraron y pudieron comprobar que sus problemas con el alcohol se iban reduciendo a medida que hablaban sobre sus conflictos, nació Alcohólicos Anónimos. Actualmente, existe en la gran mayoría de los países y en el nuestro funcionan más de 900 centros de recuperación.

“No tomés y volvé mañana” es la consigna que cierra el encuentro para la persona que se acerca por primera vez.

Allí, quien se siente hundido en la mayor de las miserias, es recibido como si fuera la persona más importante del mundo y escucha los testimonios de los que se han recuperado, de los que tuvieron una recaída y volvieron a levantarse, de las desdichas sufridas y los logros alcanzados.

Una vez más, la palabra como conductora de transformación y salvadora de infortunios.

Fin

Artículo para jóvenes y adultos

La palabra que salva es un artículo para saber como ayudar a un alcohólico escrito por Susana Solanes sugerido para jóvenes y adultos.

Imprimir Imprimir

Comentarios