Mi sombra

sombra de niña

Perseguida por ella me sentía,
creí que pegarme quería
y hasta renegaba de su compañía,
pues, sin darme cuenta siquiera
volteé a golpearle un día.

Con el tiempo comprendí,
que ella es parte de mí,
me acompaña por donde yo quiera,
no me deja sola de ninguna manera,
para salir un día caluroso y la noche espera,
ya que ella…no es cualquiera.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Poema sugerido para niños a partir de seis años.

Imprimir Imprimir

Comentarios