El silencio de una hora

Cuento corto sobre desastres naturales

El silencio de una hora es un interesante cuento corto sobre desastres naturales escrito por Angel Javier Castro Sánchez, un cuento sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos.

En tanto el fuego nocturno deambulaba por los exóticos hogares limeños. Una chispa encendida en el océano, anunció la partida más extraña que un hombre pueda contar:

“Todo permanecía en silencio. Las naves marinas rondaban en su lugar. Los peces jugaban contentos, buscando la pesca milagrosa. Y cuando la luna emitió su brillo; un monstruo ascendió del mar, eructando su pesadilla amarga. Entonces en aquel momento, la pista mojada de Miraflores comenzó alfombrarse en Barranco, que al mirar las cámaras de televisión, arremetió el frenesí convulsionado en toda la ciudad, anunciándose: “¡Terremoto, terremoto!…” Sonando las alarmas, quizá tardíamente, porque la ola destructiva venida del océano, empujó el cráter volcánico de la fuerza a ocho y tantos grados de intensidad sísmica, derruyendo la magna obra de los arquitectos; saliéndose los coches de sus paraderos, estacionándose al borde de las colinas, dentro de un mar humano: agitado y dislocado de nervios, hasta casi rayar en la locura, viendo el desbalance del terreno costero. Aullando los perros. Apagándose la energía, y robusteciéndose la mendicidad de los hampones al no tener siquiera que comer. Escuchándose los delirios humanos, cual espumas salvajes que no tienen consuelo. Despistándose la ciudad en un mapa desaparecido”.

¿Era un cuento? Novelie suspiraba apuradamente, cerca del litoral, mientras tenía entre manos un pequeño rosario, donde decía: El día, pronto, había llegado.

Fin

Cuento sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos

El silencio de una hora es un interesante cuento corto sobre desastres naturales escrito por Angel Javier Castro Sánchez, un cuento sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos.

Imprimir Imprimir

Comentarios