24 al 30 de Octubre – Semana mundial del desarme

Semana mundial del desarme

Ashoka propone inspirarse en su fellow Darío Kosovsky para celebrar la semana mundial del desarme. Darío trabaja con el objetivo de promover la seguridad y mejorar la calidad.

Ashoka, organización líder que apoya a emprendedores sociales cuyas ideas sean creativas e innovadoras y que permiten resolver problemas sociales, generando cambios de largo alcance, cuenta con emprendedor social para Argentina que trabaja por la paz e invita a inspirarse en sus inquietudes en virtud de que se celebra en todo el mundo la semana del desarme, que tiene relación con la fecha de fundación de las Naciones Unidas.

La celebración se dispuso en el documento final del período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de la ONU dedicada a ese tema. Darío Kosovsky, de Cultura de la Paz, Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP), trabaja con el objetivo de promover la seguridad y mejorar la calidad de vida de los argentinos, disminuyendo el nivel de violencia de la sociedad. El enfoque de su modelo se centra en reemplazar el paradigma del orden por el paradigma de gestión de la conflictividad, tanto desde las políticas públicas como desde la comprensión social de los conflictos.

Para ello, trabaja con el desarme como emblema para lograr la disminución de la violencia, la influencia en políticas públicas para mejorar la gestión, y la concientización social acerca de la necesidad de vivir en una cultura de paz. La seguridad es un problema relativamente nuevo para las democracias. Históricamente este tema fue autogestionado por los militares y las policías y con el retorno de las democracias a Latinoamérica, y el enorme aumento de la pobreza y la desigualdad el problema de la violencia y la inseguridad se ha vuelto mucho más grave y difícil de resolver.

La Encuesta Nacional de Factores de Riesgo del Ministerio de Salud de la Nación determinó que el 10% de los hogares tiene un arma de fuego en la Argentina, lo que duplicaría el mercado de las armas registradas. La proliferación de armas responde a diversos factores, sin embargo, al ser consultados sobre por qué tenían armas de fuego en el hogar, el 50% de los encuestados por la Dirección Nacional de Política Criminal del Ministerio de Justicia de la Nación respondió que lo hacía por “prevención o protección”; tan sólo el 25% manifestó motivos deportivos, para cazar o por ser coleccionista.

La presencia de un arma multiplica las posibilidades de que una discusión sin importancia termine en la muerte de uno o más de los intervinientes. Su uso como instrumento para abordar conflictos es potenciador de consecuencias devastadoras sobre la comunidad en que prolifera.

Las consecuencias de este flagelo exceden a la seguridad tornándose en un aspecto que afecta negativamente la convivencia. En la Argentina, los más afectados por el uso de armas son pobres y jóvenes. De las muertes provocadas por armas de fuego, cerca del 90% son de varones.

El grupo etario más afectado es el de 20 a 24 años (14%). Entre los 15 y los 39 años se registra el 52% de las muertes por heridas de bala. Darío considera prioritarias para una gestión no violenta la reducción del daño y la construcción del capital social, En lo que refiere a la construcción del capital social: Darío ha propiciado la creación de la Red Argentina para el Desarme (2004). Para ello, se puso en contacto con aquellas organizaciones que estaban trabajando el tema de manera desarticulada en Argentina y les propone conformar la Red para potenciar el impacto del trabajo que cada una venía efectuando por separado.

Desde el 2005 Organiza junto a la Red Argentina para el desarme y familiares de víctimas de la violencia diversas actividades de concienciación con el fin de generar presión política para que se implemente en el país un plan integral de control de armas de fuego. Una parte fundamental de este trabajo es la planificación que realizó con los familiares de las víctimas, proponiendo un discurso a favor de la paz.

En este momento se encuentran organizando talleres de discusión sobre el conflicto y el desarme en distintas escuelas del interior del país. Como parte de la política de concienciación, lanzaron el slogan “Tenés un arma, tenés un problema”. Esta frase fue tomada por el Presidente de la Nación. A través del INECIP (Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Sociales y Penales), Darío está instalando la temática de la gestión de conflictos sin armas de fuego en la agenda legislativa y del Poder Ejecutivo.

Ha logrado el traspaso del Registro Nacional de Armas (RENAR) de la órbita del Ministerio de Defensa al Ministerio del Interior, desmilitarizando la problemática de las armas livianas y ubicándolo como tema de seguridad interior y no de defensa. Impacto y logros

Por iniciativa de Darío, se introdujo en el Congreso el Plan Nacional de Desarme. Co-organizó con el Ministerio de Educación de la Nación, UNICEF y UNESCO y con el aporte de varias empresas, la Campaña de Canje de Juguetes Bélicos por otros juguetes “Cambiemos x la Paz”, en la que se recolectaron más de 30.000 juguetes bélicos en dos semanas. Co-creo una Coalición Latinoamericana para la Prevención de la Violencia Armanda (CLAVE).

En diciembre 2007 la población civil realizó el canje de 69.000 armas de fuego al RENAR. 750 operadores del sistema de defensa y seguridad se capacitaron en la gestión pacífica de la conflictividad. Darío ha sido uno de los creadores del PLAN NACIONAL DE ENTREGA VOLUNTARIA DE ARMAS del Gobierno Nacional, ha participado en el diagnóstico sobre el sistema educativo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria y forma parte del Consejo para la Reforma Educativa de las Fuerzas Armadas. Está asesorando a la Asamblea Constituyente Boliviana para la sanción e implementación de la Ley de Armas en ese país.

Ashoka es una organización internacional sin fines de lucro y la primera asociación mundial de emprendedores sociales. Fue creada en 1980 y se sustenta totalmente con fondos privados. A lo largo de estos años se han seleccionado más de 2000 emprendedores sociales en más de 60 países, que están trabajando en distintos campos sociales tales como salud, educación, medio ambiente, derechos humanos, desarrollo económico y participación ciudadana, y forman una red con enorme potencial para lograr una verdadera transformación social.

Nuestra misión es contribuir a crear un sector social emprendedor, eficiente y globalmente integrado. Nuestra visión es un sector social global capaz de promover rápida y eficazmente cambios sociales en cualquier parte del mundo, en donde cada persona pueda contribuir a las necesidades sociales existentes.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Nuestra comunidad promueve la innovación y el deseo de transformación, para que los individuos descubran en sí mismos el potencial para producir un cambio social.

Imprimir Imprimir

Comentarios