Vivir en paz

Vivir en paz

Vivir en paz

Vivir en paz. Liana Castello, escritora argentina. Reflexión.

Cuando hablamos de paz, en general tendemos a pensar en la ausencia de guerra. Sin duda que así es, pero vivir en paz no sólo significa que no haya conflictos, también es vivir en armonía con lo que somos y tenemos, con los que nos rodean y en el lugar que estamos.

Vivir en paz es estar tranquilos con nuestra conciencia, sabiendo que damos lo mejor de nosotros, o –al menos- lo intentamos todos los días. La paz, parecería ser el anhelo mundial por excelencia. Es un deseo genuino y por el que todos deberíamos trabajar.

Que cada país viva en paz con el otro, que se terminen las guerras, que el mundo sea uno y no unos contra otros. Nosotros, como individuos, también necesitamos vivir en paz, si así no lo hacemos, mal podremos pretender que el mundo no viva en conflicto permanente.

El mundo somos nosotros, las naciones también. En mayor o menor medida, todos tenemos parte de responsabilidad en lo que ocurre. Si cada uno lograse, primero desde su corazón, luego desde su entorno vivir en paz, cuánto más fácil sería para todos.

Aquí el respeto empieza a tallar con fuerza. Si no respetamos al prójimo y sus derechos, al planeta que no es ni más ni menos que nuestra casa y tampoco nos respetamos a nosotros mismos, no habrá paz posible. Cuando alguien fallece, es el deseo de quienes lo despiden “que en paz descanse”. La frase es por demás conocida y sentida.

Me pregunto ¿no sería bueno acostumbrarnos a decir también “que en paz vivamos”? Es tan importante morir en paz y descansar en los brazos de Dios, como vivir en paz y en armonía con Dios. Hay palabras a las que pareciera le damos real valor en ciertos contextos, diría hasta más impersonales.

Leemos los diarios o vemos los noticieros y nos asusta la guerrilla, las muertes, la violencia, las diferencias casi irreconciliables entre ciertas naciones. Esa paz que los diarios y la televisión nos muestran que es difícil conseguir, también lo es a veces en nuestro pequeño/gran mundo, en nuestra familia, en nuestro trabajo, en nuestro interior. No siempre estamos en paz con nosotros mismos. Jesús dijo “Mi paz os dejo, mi paz os doy”. Démosle el real valor que tiene ese regalo que Dios, a través de su hijo, nos entregó.

No lo desperdiciemos en conflictos inútiles tanto internos, como con los que nos rodean. Vivir en paz en posible, tal vez sólo sea cuestión de aprender a hacerlo, pero se puede y bien vale intentarlo, más allá de cualquier circunstancia. Si comenzamos todos y cada uno desde nuestro pequeño lugar, tal vez llegue el día en el que abrir un diario o ver un noticiero no nos deje un sabor amargo en el alma.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios