Momentos

Momentos. Dolores Espinosa. Escritora española. Reflexiones sobre momentos mágicos de nuestra vida.

Cinco minutos de silencio, paz y tranquilidad antes de despertar a la niña para ir al cole.

Cincuenta y cinco minutos de lectura apacible en la biblioteca mientras la enana está en el cuentacuentos.

Los dos o tres minutos siguientes tras la desaparición de un dolor intenso.

Un buen rato en una terraza, cerca del mar, tomando una cerveza, en un día cálido.

Las dos horas anteriores a la puesta del sol.

Los instantes en que mi niña me abraza y me besa y me dice que soy su mamá del mundo.

El momento de meterme en la cama en invierno, los segundos que tardo en cubrirme con las mantas y los minutos que permanezco abrazada a mi marido.

Esos segundos maravillosos en que, tras haber andado (lo que parecen y que igual lo son) kilómetros me quito los zapatos.

Los minutos que dura una ducha fresca en pleno verano.

El instante mágico en que, muerta de sueño, apoyo la cabeza en la almohada y puedo cerrar los ojos.

El momento en que descubro que todas las cosas terroríficas que me estaban ocurriendo no eran más que una pesadilla.

Los segundos inmediatos a entrar en un lugar fresco en verano o a un lugar cálido en invierno.

Unos minutos dedicados a un buen libro.

Los ciento dos minutos que dura La fiera de mi niña…. O los ciento dieciocho de Arsénico por compasión… o los ciento doce de Historias de Filadelfia o… bueno, queda claro ¿verdad?

Un día… y su correspondiente noche… y su posterior mañana a solas con mi marido.

Los minutos de alivio tras haber pasado por un mal trago.

Los minutos previos a que algo muy esperado ocurra.

El instante en que algo especialmente difícil, por fin, sale bien.

Un rato contemplando la luna.

Un rato contemplando el mar.

Un rato escuchando la lluvia.

Un rato sintiendo el viento en la cara.

Esos minutos en que, inmersa en algo, parece que todo fluye solo.

El instante en que, en invierno, notas un rayito de sol en la poca piel que llevas al descubierto.

Las dos horas (aproximadamente) que dura una buena comida en un buen restaurante.

Unas horas de charla con amigos.

Las horas que pueda durar un viaje.

El primer día de vacaciones.

El día que vuelvo a casa tras las vacaciones.

Los segundos que dura el beso que me da mi marido las noches que sale tarde de trabajar y yo ya estoy dormida.

Y otros muchos minutos, segundos, horas, instantes, ratos y momentos que no nombro para no aburrir.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios