Derecho a la vida

Derecho a la vida, Alicia Casati, escritora argentina. Reflexión perteneciente a la Antología de EnCuentos por los Derechos del Niño “Los niños tienen derecho a la vida” La Vida es el derecho más importante que tenemos los seres humanos, y cuando nos referimos al Derecho a la Vida debemos reconocer que el mismo, pertenece a […]

Resulta interesante también:

El niño de los globos de colorines
El sueño de Constanza

Derecho a la vida, Alicia Casati, escritora argentina. Reflexión perteneciente a la Antología de EnCuentos por los Derechos del Niño

“Los niños tienen derecho a la vida”

Derecho a la vida

La Vida es el derecho más importante que tenemos los seres humanos, y cuando nos referimos al Derecho a la Vida debemos reconocer que el mismo, pertenece a una serie de derechos básicos para la concreción de otros derechos.

Debemos ubicarlo dentro del Derecho a la Condición Humana, que significa que al ser humano se le reconozca su condición de tal; y que incluye además de este derecho esencial, otros como el derecho a la salud, al nombre, al honor, a la imagen, a la personalidad, a la dignidad y a la integridad corporal y psíquica.

De tal manera que la finalidad de estos derechos serían -en un marco genérico- la protección de la existencia plena y digna de todos los seres humanos sin discriminación alguna. Escribir acerca de este derecho es tan amplio y con tantas facetas que se podría hacer una tesis doctoral, pero vamos a centrarnos en hechos concretos.

Si profundizamos los alcances de este derecho nos encontramos con distintas problemáticas, como por ejemplo aquellos que defienden lo que ellos consideran derechos: aborto – eutanasia – manipulación genética; y/o situaciones complejas como el genocidio, la pena de muerte, el homicidio, las torturas, el hambre, la contaminación ambiental, las guerras, la trata de personas y en especial de menores que casi siempre terminan fatalmente.

Otra faceta de este derecho que debe ser puntualmente considerada, es que el D. a la Vida debe contemplarse más allá de la mera existencia, ya que toda persona debe tener derecho a una vida psicofísica plena dentro de un marco de integridad y dignidad. Tal vez esto suene un poco utópico, pero eso ocurre porque los mal llamados “humanos”, han ido perdiendo esa característica de humanidad y tolerancia hacia el prójimo; y todos los días los noticieros del mundo nos comprimen el corazón con tanta violencia y crueldad generalizada.

Como persona con capacidad de tener conciencia, considero que debería ser inútil hablar de normativas respecto a este derecho fundamental y natural; pero como profesora de Ciencias Jurídicas reconozco que lamentablemente, las personas necesitan que les digan que artículo del Código Civil o Penal les impide que se comporten con brutalidad y salvajismo.

Es así como día tras día nos horrorizamos con informes de asesinatos, violaciones, pedofilia y toda la gama de barbarie generalizada que atentan no solo contra la vida, sino con nuestras ideologías; porque nos estamos acostumbrando a estas situaciones como si fueran algo normal, llevándolo al extremo del fatalismo: “que va a ser, le llegó su hora” ó bien como nos decía la sabia Mafalda “digamos que barbaridad y sigamos con nuestras cosas”.

Ya no hay ninguna Declaración Universal de los Derechos Humanos, ni Pactos Internacionales de Derechos Civiles y Políticos, ni la Convención de los Derechos del Niño, ni Pacto de San José de Costa Rica, ni la eliminación de la Discriminación Racial, ni la Convención contra la Tortura o Penas Crueles, ni el mismísimo artículo 14 de nuestra Constitución que nos proteja contra las atrocidades que cometen los “seres humanos” a sus semejantes.

Somos nosotros, los que se supone que tenemos raciocinio, y que por ello nos diferenciamos de los animales no racionales, los que deberíamos dar ejemplo de vida; sin embargo día a día nos asombramos de los videos y noticias que avalan el comportamiento de leones y tigres que reconocen y abrazan a la persona que les salvó la vida y les dio de comer, perras que crían gatos o gorilas que amamantan a niños que se caen en el pozo donde habitan.

Por eso debemos parar esta carrera a la locura y ser dignos de la misión por la cual estamos en el mundo; porque a medida que los años van pasando, nos vamos dando cuenta de la tarea que tenemos que cumplir, que de ningún modo tiene que ver con el dinero o la contraprestación, sino con la necesidad de sentirnos bien con la sonrisa y la mirada agradecida del otro.

Como dijo una gran poeta que ya pasó por esta vida, pero nos dejó un legado maravilloso “no es lo mismo que vivir, honrar la vida” Tomemos el ejemplo y seamos pacientes con quien no nos entiende, tolerantes en la diversidad y sabios para poder comprender las situaciones que nos superan. De esa manera no necesitaremos magistrados que nos enseñen y nos digan cómo comportarnos con respeto hacia quienes nos rodean.

Fin

Mail: jacasati@gmail.com


Derecho a la vida

Mi experiencia con las letras no es de hace mucho, soy relativamente joven en estas cuestiones, pero el ser profesora me posibilito escribir siempre sobre diferentes temas aunque casi nunca le había dado la importancia al punto de que sea conocida por los demás. Al ver a mi esposo como dedicaba su tiempo libre en escribir, me empezó am picar ese bichito a mí también y debo confesar que es el día de hoy que es como una adicción ,aunque por diferentes problemas hoy no lo esté haciendo con la asiduidad que quisiera. Una mañana mi esposo dejo por unos instantes la máquina, me senté delante de ella a ver qué era lo último que había escrito, fue allí donde pude ver que su nombre figuraba en una página literaria muy bonita no solo de aspecto si no de material reunido de otros colegas escritores ese fue el detonante para que comenzara a escribir digamos, públicamente y ENCUENTOS .COM fue el primer lugar en donde lo hice. ENCUENTOS.COM es el puente de unión entre las palabras y el mundo, le estoy eternamente agradecida y en la persona de Liana Castello, una amiga desde entonces, hago extensivo ese gracias a todos los que tuvieron esa maravillosa idea de reunir a muchos ignotos escritores para difundir el arte de la escritura y la cultura en todo su esplendor.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Giuliana Gaona

Giuliana Gaona - "La oportunidad de poder escribir en Encuentos ha sido para mí muy valiosa, ya que nunca antes había publicado textos de manera virtual..."Ver Más

Testimonio de Gladys Gutirrez Fernndez

Gladys Gutiérrez Fernández - "La oportunidad de poder escribir en Encuentos ha sido para mí muy valiosa, ya que nunca antes había publicado textos de manera virtual..."Ver Más

Alicia Santi de Casati

Alicia Santi de Casati - "Mi experiencia con las letras no es de hace mucho, soy relativamente joven en estas cuestiones, pero el ser profesora me posibilito escribir siempre sobre diferentes temas aunque casi nunca le había dado la importancia al punto de que sea conocida por los demás..."Ver Más

Testimonio de Julio Casati

Julio Casati - "Hace ya un tiempo deambulaba por internet en busca de algún sitio en donde poder alojar todo lo que había escrito hasta ese momento, generalmente poesías y algún que otro relato aunque esto último no es mi fuerte. El llegar a conocer ENCUENTOS.COM fue algo mágico..."Ver Más

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
liana-castello-antologia-encuentos
Me pregunto

Me pregunto. Liana Castello, escritora argentina. Ilustración de Fernanda Forgia. Cuento perteneciente a la Antología de EnCuentos por los Derechos...

Cerrar