Lectura en nuestros tiempos

Lectura en nuestros tiempos
Jesuan Texidor Santiago

Lectura en nuestros tiempos – Por, Jesuan Texidor Santiago, Ed.D 

La lectura es una competencia crítica en una sociedad cargada de mensajes visuales e información.  El proceso de la lectura pasó de ser un ejercicio mecánico de decodificar signos y señales a un ejercicio cognitivo ciertamente complejo que integran principios de comprensión, reflexión, transferencia y apropiación de mensajes.  Es por esa razón, que la enseñanza de la lectura es ciertamente un desafío para los profesionales de la educación debido a que requiere de la búsqueda de estrategias innovadoras y lúdicas que permitan a niños y jóvenes no tan solo a dominar las destrezas básicas de la lectura sino que faciliten la apropiación de una práctica y la elección de un estilo de vida propiamente vinculado al aprendizaje continuo y a la construcción continua de conocimientos mediante los libros.  El estudio de las estrategias innovadoras nos permiten concluir en al menos tres principios básicos que debemos considerar a la hora de desarrollar estrategias para la enseñanza de la lectura: el nivel pertinencia y pertenencia del material de lectura, la incorporación del juego y el rol del educador como modelo y ejemplo de un lector.

Primero, el nivel de pertinencia y pertenencia del material que se utiliza para la enseñanza de lectura desde los grados primarios es una herramienta vital y única.  El material a utilizar en el proceso de enseñanza y aprendizaje es  fundamental debido a que es el vínculo necesario para despertar intereses, responder inquietudes y establecer aspiraciones.  La riqueza de los fondos bibliográficos está íntimamente relacionado como el dominio de destrezas y la consolidación de conocimientos.

Segundo, la incorporación del juego como pieza clave en las estrategias y técnicas de enseñanza. El juego permite y facilita la inclusión e integración ademán de derribar la rigurosidad de estructuras de enseñanza que inhiben el pensamiento crítico y creativo en los estudiantes.  De igual manera, facilita el manejo de las emociones y actitudes frente a desafíos y retos que implica el aprender a leer o a escribir.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Tercero, el rol del maestro o el educador es esencial como modelo de un buen lector.  Es disonante ciertamente contar con educadores que no practican la lectura habitual, no conocen el funcionamiento de los textos y mucho menos del goce de la experiencia de la lectura.  La enseñanza de la lectura como herramienta para la vida no se enmarca en un la transferencia de habilidad o destrezas sino que requiere de una apropiación e internalización.  La enseñanza de la lectura requiere de establecer lazos emocionales y afectivos que solo se pueden manifestar cuando se vive una práctica y un hábito.

Puedes seguir leyendo: Cuentos de Animales

El definitiva, la enseñanza de la lectura requiere de un pensamiento divergente y creativo que se conozcan los intereses  y aspiraciones de quienes se van a apropiarse de ella.  De igual manera, que considere los contextos y circunstancias que demandan niveles de pensamiento de mayor complejidad, de análisis crítico y creativo para la resolución de conflictos o problemas.

Imprimir Imprimir

Comentarios