“Ser alumno” ¿Un aprendizaje más?

“Ser  alumno”: ¿un aprendizaje más?. Psicopedagoga-Psicoanalista (especialista en atención niños y adolescentes. Orientación a padres e instituciones educativas)
La escolarización es un proceso que se inicia cuando el niño ingresa  a la escuela, y  quizás, un poco antes  también. Desde las expectativas, fantasías e ilusiones que tienen los padres, cuando piensan  o esperan,  que sus hijos transiten buenos momentos allí.

Este proceso se relaciona directamente con el desarrollo de la inteligencia. En el intercambio que el niño tiene con las informaciones, gracias a esta herramienta, la inteligencia, logra construir conceptos nuevos y así es como su mundo se amplía notablemente. Los conocimientos permiten un mayor dominio y comprensión del hombre sobre sí mismo y sobre el mundo: cuando aprendo que el consumo excesivo de grasas puede obstruir las arterias, entonces puedo elegir no comerlas. Cuando el niño descubre que el diccionario contiene en orden alfabético las palabras, entonces busca y encuentra rápidamente: ha logrado un dominio sobre este objeto.

Otro de los aspectos importantes en el proceso de escolarización es el desarrollo social. Convivir requiere, a veces, de un trabajo o de un aprendizaje importante centrado en el conocimiento de sí mismo y de los otros. Aprender cuando hablar o cuando callar, cuando prestar algún objeto o cuando no hacerlo, escuchar, tolerar, rivalizar, competir, compartir emociones y experiencias con otros, todas cuestiones que gracias a esta posibilidad de intercambio social permiten construir lazo social con los otros.
Ser alumno implica “ser” de un modo determinado en un contexto social y cultural determinado.

Ser alumno, escolarizarse, implica incluirse en una institución escolar, apropiarse de esa cultura escolar, muy particular y exclusiva, a veces artificial para los intereses o expectativas de un niño o un adolescente. Convivir todos los días con 30 ó más compañeros, con una maestra o varios profesores, con contenidos curriculares que hay que aprender, en fin, prácticas y costumbres que hacen a la cultura escolar.

Una situación más de la vida que hay que aprehenderla. No poder completar tareas en el cuaderno, o carpeta, no tener tiempo para estudiar, perder útiles escolares, negarse a hacer actividades, no entender explicaciones de maestros o profesores, distraerse, aburrirse, estar inquietos, responder mal a las autoridades, pelear de manera frecuente, dormirse y llegar tarde, acumular faltas o amonestaciones, no tener hábitos para estudiar o hacer tareas en la casa, indicadores que pueden decirnos algo sobre cómo se desarrolla este proceso de escolarización.
Cuando los niños o adolescentes no logran transitar este proceso, en forma parcial o total de manera saludable, y cuando este proceso se ve obstaculizado, entonces los padres pueden pedir ayuda, consultar: psicopedagogos, psicólogos, psicoanalistas, pueden ayudar a comprender qué cosas le suceden en este momento en la vida a los niños o adolescentes.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Licenciada Susana Passano
Psicopedagoga-Psicoanalista
(especialista en atención niños y adolescentes. Orientación a padres e instituciones educativas)
Consultorio en Belgrano
Cabildo 1370 PB
TEL 4786-3672
15 3624 4400

Imprimir Imprimir

Comentarios