Si pudiera

niño con corazón

Si pudiera, te regalaría una noche de sueño tranquilo por todas aquellas madrugadas que no dormiste por cuidarme.

Te cantaría una canción de cuna, por todas las que me cantaste y te arroparía con la misma ternura que siempre lo hiciste.

Te diría que te abrigues, que no salgas sin un saco y te preguntaría una y mil veces si comiste o a qué hora vas a volver.

Te esperaría con un plato de comida caliente o con un rico té para que me contases tu día.

Si pudiera, te compraría un peluche para que duermas con él y no temas a nada. Te diría siempre que todo va a estar bien, que no te preocupes.

También te retaría si viera que no haces las cosas bien, pero con el mismo amor con el que me retaste siempre.

Te regalaría golosinas, tus preferidas, pero recordándote que luego te laves bien los dientes.

Estudiaría con vos, te haría un disfraz, tu torta de cumpleaños y te ayudaría con la cartita para Papá Noel.

Esperaría a que se te pase ese enojo que no sé qué razón tiene y también esperaría que me pidieses disculpas luego.

Si pudiera, te llevaría de la mano a dónde fueses para que sientas, como yo sentía, que tomadas de la mano nada malo puede pasarnos.

Te diría “te lo dije” alguna que otra vez y también con una sonrisa como tantas veces me lo has dicho a mí.

Te acompañaría a comprar ropa y me quedaría horas esperando a que decidas qué llevar.

Te aconsejaría, aunque no tuvieses ganas de escucharme y también sabría que aún sin ganas, me escuchas igual.

Me sentaría horas a acariciarte y consolar algún mal de amores, si lo tuvieses.

Si pudiera, querida mamá, te devolvería todas y cada una de tus manifestaciones de amor.

Tal vez pueda, no con golosinas ni ositos de peluche, ni siquiera con un “gracias” porque quedaría mezquino y pequeño.

Sí puedo. Puedo amándote, cuidándote y pidiéndole a Dios que bendiga tu camino.

Fin

Todos los derechos reservados por Liana Castello.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Poesías para jóvenes y adultos. 

Imprimir Imprimir

Comentarios