Mi mami la Generala

habitación desorenada

Este era un par de niñitas,
traviesas y desordenadas,
Pues brincan en una cama,
como si fueran unas ranas.

Un zapato por aquí
y una media por allá,
La muñeca y la carpeta,
ya no arreglan ni la mesa!
¡Su mamita ha llegado
y un regaño les ha dado!

Las niñitas van corriendo
y de paso van riendo,
entre dientes se escuchaba:
¡Mi mami la Generala,
Yo creo que se ha puesto brava!

Los zapatos a la zapatera
Y la ropa a la cesta,
Los libros a la biblioteca
Pero les da mucha pereza.

La mamita muy molesta
con las manos en la cabeza
Suspendido el televisor,
Los juguetes y el computador.

Las niñitas prometieron
Arreglar aquel reguero
La mamita se calmó
Cuando todo se arregló.

Mi mami La Generala
De mala no tiene nada,
Hay que ser muy ordenadas
O de golosinas no hay nada
Al ratito se le pasa
Nos besa y nos abraza!

Fin

Moraleja: uno de los deberes de los niños es ayudar a sus mamitas conservando en orden sus pertenencias, cultivar el hábito de la limpieza y el orden es tarea de todos.

Imprimir Imprimir





Comentarios