La carta

Poesías de otoño

La carta es una de las bellas poesías de otoño escrita por Tomás Cormack sugerida para adolescentes, jóvenes y adultos.

Un día me encontré una hermosísima carta, la cual volaba con la brisa del otoño, sorteando hojas de roble en pleno vuelo, dejándose caer a mi lado sobre un montón de hojas caídas, la carta era hermosa y profunda, y decía así:

Yo soy él, el que todos quieren y al que todos odian.
Soy el que trae y se lleva.
Soy el que marca la vida, y el que se lleva esas marcas.
Soy al que todos temen, pero por el cual imploran.
Confían en mi bondad, y en mi malicia.
Conocen mi justicia y mi injusticia.
Soy ése, ése que nunca perece.
Soy aquel en el cual todos sucumben.
No nací y no creo que muera nunca.
La vida no me duele, ni le duelo a ella.
La amo y me ama.
La odio y me odia.
Pero tú, tú no me odies.
Tampoco pido que me ames.
Solo entiéndeme por lo que fui, soy y seré.
No soy igual que ustedes.
Yo sólo hago lo que debo, aunque duela.
Pero todo termina, todo sucumbe.
Solamente para dar paso a un nuevo comienzo.
Piénsame como un vil asesino.
Y como un bondadoso dador de vida.
Como un amor y un desamor.
Soy todo al mismo tiempo.
Solo soy lo que me toco ser.

Siempre me pierdo en los sentidos de la carta, en sus profundas metáforas, en sus simples líneas escondiendo un sentido encubierto.

-Y a veces no puedo dejar de preguntarme, si el tiempo también será presa de sí mismo.-

Fin

Autor: Tomás Cormack

Ilustración PINTEREST

Poesía sugerida para adolescentes, jóvenes y adultos

La carta es una de las bellas poesías de otoño escrita por Tomás Cormack sugerida para adolescentes, jóvenes y adultos.

Imprimir Imprimir





Comentarios